Posts etiquetados ‘Tragedia’

-Dedicado a mi amigo José Angel Montes “El Mofly”-

Hay momentos en la vida en los que se tienen varias opciones, elegir una u otra decantará tu futuro, no hay vuelta atrás.
Bob Marley eligió ser cantante para alegría de muchos y no ser futbolista, para nunca lo sabremos tristeza de unos cuantos.
Eligió el reggae, pero Bob nació con un balón y ése balón le acompañó toda su vida; Y a día de hoy aún le acompaña…..

Robert Nesta Marley nació en Nine Miles (Saint Ann) Jamaica,
el 6 de Febrero de 1945, hijo de Cedella Booker, una afro-jamaicana y de Norval Marley un jamaicano blanco hijo de inmigrantes Ingleses.
Abandonado por su padre al poco de nacer, Cedella y Bob crecieron en un barrio pobre de precarias condiciones,
(como después diría Maradona refiriéndose al barrio de La Boca)
“Un barrio privado: privado de luz, privado de agua….”

Reclamado años después por su padre, fue abandonado de nuevo, esta vez en Kingston con una tía suya que le cuidó hasta que su madre pudo ir a buscarlo y hacerse cargo de él, para quedarse definitivamente en la capital.

A Bob Marley, desde pequeño todos le miraban de una forma extraña por dos motivos:
– El primero fue el racismo que sufrió, no por ser negro, sino por ser blanco, blanco según estos ignorantes,
mulato para el resto del mundo, y de color para mí, de color humano.
– El segundo era un extraño poder que hacía que la gente acudiera a su casa en busca de respuestas a sus inquietudes, y es que el pequeño Bob tenía el don de la Quiromancia.
Mientras tanto, cada vez que le dejaban libre, se entretenía con su única afición, jugar al fútbol con su amigo,
Alan “Skill” Cole.

La mañana que Bob Marley cumplió 13 años, mientras recibía balón bajo el brazo las primeras felicitaciones del día, en la otra punta del mundo, en Munich un desgraciado accidente quebró las ilusiones de la mejor generación de futbolistas que haya dado el fútbol británico, Los Busby Babes.
El pequeño era ajeno a esto, pero para entonces ya lo tenía decidido, no quería estudiar, por supuesto no quería leer las manos de desconocidos, quería jugar al fútbol y ser profesional.
Mantuvo esta idea hasta que fundó el grupo “The Wailers”, sacó su primer disco, dejó el empleo en la fábrica Chrysler de Estados Unidos, se volvió a Jamaica y se casó con Rita, aquí tuvo que elegir y la balanza se declinó por el Reggae.
Para entonces, el que sí había logrado el sueño era Alan Cole, que se había convertido en una estrella del fútbol jamaicano (record vigente de jugador más joven en debutar con la selección), Bob cada vez que podía llamaba a su viejo amigo para organizar un partidillo en cualquier lugar.
Jugaban en todos los campos posibles, sobretodo en el parque contra los policías de la comisaría del barrio y en el campo del Boys Town Fc, un pequeño club del que tanto Bob como Skill Cole eran fanáticos.


En lo personal, Bob Marley se casó una vez, pero tuvo varias mujeres y un total de 16 hijos, era un personaje díscolo capaz de recibir la medalla de la Paz de Naciones Unidas, como de protagonizar altercados con tiroteos incluidos, unos como víctima previo a un concierto en el que reivindicaba los derechos igualitarios, y otros supuestamente como implicado, nunca se supo bien pero quedó reflejado en una canción “I shot the Sheriff”.
Donde quiera que actuaran Bob Marley & The Wailers, era seguro que se jugaría un partido de fútbol previo al concierto. Lo hicieron en Paris ante un combinado de periodistas y exjugadores y lo hicieron en Brasil, donde Alan Cole que para esa época ya era el manager del grupo, jugaba el campeonato brasileño con el Club Nautico Capibaribe.

En casa del cantante Chico Buarque, jugaron también otros músicos como Toquinho o Junior Marvin,
también jugó Paulo César Cajú, campeón del mundo con Brasil en 1970.
El equipo de Bob venció 3-0 y tanto el músico como el campeón del mundo marcaron.
Al acabar el partido Bob le dijo a Paulo César: “Soy fan de tu fútbol” y le recordó la que probablemente haya sido
la mejor selección de la Historia del fútbol “Pelé, Rivelino, Gerson, Tostao, Jairzinho…Brasil es mi equipo
A Jamaica le gusta el fútbol gracias a Brasil”. Paulo César le respondió “a mí me gusta tu música”.
Abrió una bolsa y le regaló una camiseta blanca con un 10 en la espalda. La camiseta de Santos, la camiseta de Pelé.

La carrera musical de Bob Marley fue corta pero amplia, (sé que tú amigo Mofly la conoces bien), pero no toca aquí analizarla. Entre premios, reconocimientos, discos de Oro, giras musicales y partidos de fútbol, la carrera musical
la detuvo un partido de fútbol.

En la gira de 1977, el grupo tocaba en Londres en Abril y como era normal se organizó un partido entre músicos y periodistas. Bob Marley era zurdo y jugaba de interior (como George Best) y en una jugada, un pisotón de un rival
le provocó una herida en el dedo gordo del pie, no se lo curó.
La herida sin curar unida al continuo roce del calzado derivó en un melanoma acral lentiginoso, los médicos le recomendaron una pequeña amputación, apenas una raspadura, pero el código rastafari se lo impedía.

El 20 de Septiembre de 1980, mientras tocaba la pelota con su inseparable amigo Alan Cole en Central Park,
Bob cae desmayado, el cáncer ya ha alcanzado los pulmones y el cerebro.
Acude entonces a la medicina moderna, pero ya es tarde y le vaticinan un mes de vida.
Bob Marley falleció el 11 de Mayo de 1981 en Miami y fue enterrado en Nine Miles.
En su tumba, sobre su cuerpo eligió llevarse para la eternidad su guitarra, una biblia rastafari, unos brotes de marihuana…….. Y un balón de fútbol.

En Kingston, en la Avenida Dr. Arthur Wint, la que lleva hasta el estadio nacional de Jamaica, podéis ver
a 300 metros de la entrada del mismo, que una estatua ve desde lejos todos los partidos de fútbol.

Bob Marley, el Rey del reggae se quedó a muy poco de ser futbolista.

PD: Mi amigo Mofly vive casi como Bob Marley, le gusta jugar al fútbol, casi fue músico y también le gusta… el Reggae.
José Angel Montes, socio y fundador de Estudios Pocos.

Dedicado a mi amigo José Alvaro Ferreira

En todos los Mundiales que se disputan suele haber bajas por distintos motivos, en el Mundial de Suecia´58 no podía ser menos; pero dos nombres destacaron sobre el resto de ausentes: Duncan Edwards y Eduard Streltsov.

Eduard Anatólievich Streltsov, nació en Perovo, un suburbio de Moscú,
el 21 de Julio de 1937, en el seno de una familia pobre.
Su padre Anatoly, partió al frente durante la 2ª Guerra Mundial para no volver jamás, afortunadamente no falleció, pero decidió instalarse en Kiev sin su familia, lo que provocó su madre (Sofía), tuviera que trabajar en una fábrica para poder mantenerle, fábrica a la que él se uniría después dejando a un lado los estudios.

Cuando el pequeño Eduard disponía de tiempo libre y la dura climatología moscovita se lo permitía, aprovechaba para divertirse con su gran pasión:
el fútbol. Eduard jugaba a ser uno de sus grandes ídolos del Spartak de Moscú.

A la edad de 13 años, Streltsov, ya jugaba con los adultos en el equipo de la fábrica Fraser, y en 1953, tras un partido entre Fraser y el juvenil del Torpedo de Moscú, gustó tanto a los técnicos que le ficharon para el primer equipo.

En 1954, con 16 años aún, debutó con el Torpedo en Liga, causando tal impresión que un año después haría lo propio en el combinado nacional absoluto, anotando 3 goles en su debut y otros 3 en su segundo partido.
Había nacido una estrella.

En su segunda temporada se consagró, celebrando su mayoría de edad en 1955 con el premio individual
de máximo goleador de la liga soviética.

En el verano de 1956, se disputaron los Juegos Olímpicos de Melbourne, Streltsov y su compañero en la delantera del Torpedo, Ivanov, formaban la delantera más temible del torneo. Mientras Streltsov marcó en la semifinal ante Bulgaria, Ivanov se lesionó, y como al entrenador soviético le gustaba alinear a jugadores que fuesen compañeros de club,
Gavriil Kachalin puso en la final a la delantera del Spartak y dejó a Eduard sin la medalla de Oro.
(En aquella época sólo la recibían los que jugaban la final).
Nikita Simonyan que fue su sustituto, quiso regalarle la suya, pero nuestro protagonista no la aceptó:
“No te preocupes Nikita, ganaré muchos más trofeos en el futuro”.

Ése mismo año, se creó el Balón de Oro que coronó como mejor jugador de Europa a Sir Stanley Matthews,
Streltsov apareció en la 13ª posición, para subir en 1957 hasta la 7ª plaza.
Era una época en la que todo parecía salirle bien a Streltsov, que a sus éxitos deportivos también unía sus cualidades en el mundo del glamour. Eduard era amante de las noches, de las buenas fiestas y de las más bellas mujeres.

A falta de unas semanas para el Mudial de Suecia de 1958, todo se desmoronó.

Desde hacía algún tiempo, Streltsov estaba siendo presionado por políticos para que fichase por uno de los dos equipos del Gobierno: el CSKA Moscú (equipo del ejército) ó el Dinamo Moscú (equipo de la policía, la KGB), pero prefirió seguir fiel al Torpedo, cosa que no sentó nada bien en las altas esferas gubernamentales.

Quizás fue ése el motivo, o quizás otra versión que revela que durante una recepción en el Kremlin, Streltsov había rechazado a una joven admiradora para después burlarse de ella, resultando que la joven en cuestión era hija de
Yekaterina Furtseva, única mujer miembro del Politburó (máximo órgano de poder) e íntima del presidente Kruschev.
Tampoco ayudaba que con su estilo “boyish”, incitara contínuamente a los jóvenes moscovitas con ideales de libertad.

El 25 de Mayo, habían dado el día libre a los jugadores que ya estaban concentrados de cara el Mundial.
Streltsov junto a otros compañeros acudieron a una fiesta en una dacha en las afueras de Moscú.
A la mañana siguiente, la KGB se presentó en la concentración del combinado soviético , y detuvieron a Streltsov acusándolo de violación de Marina Lebedeva, una chica a la supuestamente conoció la noche anterior.
Eduard fue llevado a una comisaría donde tras varios días de duros interrogatorios proclamando su inocencia,
(apoyado por las declaraciones de varios testigos) finalmente admitió el cargo de violación del que era acusado.
Según cuentan, alguien del gobierno le dijo que si se declaraba culpable, podría jugar el Mundial de fútbol.

Streltsov, a sus 21 años y que por entonces estaba ya casado y esperaba una hija, al ser declarado culpable, no sólo
no jugó el mundial, sino que fue condenado a doce años de prisión en un Gulag (Campo de trabajos forzados).

La importancia de Streltsov en la selección, lo indica el hecho de que 2 años antes del Mundial, URSS venció a Suecia 6-0 con 3 goles de él, y en el mundial, Suecia eliminó a URSS en 1/4 por 2-0, jugando después la final contra Brasil.

Tras casi cinco años de condena, fue puesto en libertad el 4 de Febrero de 1963, y dos años más tarde se le permitió regresar al fútbol, nuevamente eligió el Torpedo de Moscú.

En 1965 tras su larga inactividad, Strelsov fue nombrado 2º mejor jugador soviético, consiguiendo el título de campeón de Liga con el Torpedo, al año siguiente agrandaría su palmarés con el título de Copa.

En 1966, fue convocado nuevamente para la selección como titular indiscutible, clasificando al combinado para la Eurocopa de 1968, y repitiendo a nivel individual como mejor jugador soviético en 1967 y 1968.
La derrota de URSS ante Hungría en la Eurocopa, hizo que con 31 años abandonara la selección, para en 1970 dejar definitivamente el fútbol. Siguió ligado de por vida al Torpedo, pero mantuvo siempre una profunda pena:
no haber jugado nunca en el Spartak de Moscú, en club de sus amores.

El 22 de Julio de 1990, a la edad de 53 años, Eduard Streltsov falleció a consecuencia de un cáncer de esófago, cáncer provocado por sus 5 años de trabajos forzados en una de las minas a las que fue condenado.

En 1996, el Torpedo de Moscú, colocó una estatua del gran genio en su estadio, llamándolo Estadio Eduard Streltsov. Otra estatua, desde 1998 da la bienvenida a todos los asistentes que acuden al Estadio Olímpico Luzhnikí.

Coincidiendo con el 7º aniversario de su muerte, se pudo ver a Marina Lebedeva, dejando flores sobre su tumba. (Marina nunca ha hablado de lo que pasó).

En 2001, se formó el comité Streltsov con un único fin: limpiar el nombre del jugador.
A día de hoy dicho comité es presidido por Anatoly Karpov: “Si no hubiera sido por esa terrible condena, Streltsov sin duda se habría convertido en el mejor futbolista del mundo”.

Eduard Streltsov, es considerado el 2º mejor jugador soviético de todos los tiempos. Sólo superado por Lev Yashin.

Eduard Streltsov, “El Pelé Ruso”.

The Old Firm

Publicado: 1 junio, 2011 en Curiosidades
Etiquetas:, , , ,

Si nos situamos próximos al centro geográfico de Inglaterra, un punto en el mapa llamará rápidamente nuestra atención, Derby.

Pensar en la Ciudad de Derby, nos obligará a pensar en fútbol e irremediáblemente en el partido que sin ser una final, es el más esperado entre la afición a lo largo de una temporada.
El derby.

Entre todos los derbys que se os vengan a la mente: Liverpool-Everton, Sevilla-Betis, Boca-River, Milan-Inter, Hamburgo-St.Pauli, Roma-Lazio, Flamengo-Fluminense, Juventus-Torino, Benfica-Sporting y un largo etcétera,
ninguno divide tanto a dos aficiones ni es tan antiguo como el derby de Glasgow.

A los que asisten por primera vez a un derby en Glasgow, ya sea en Ibrox Park, o en el Celtic Park, lo primero que les llamará la atención serán las banderas. Entre los aficionados azules y los aficionados verdes, dos banderas inundan las gradas, la Británica y la Irlandesa, sí, habéis leído bien, en el derby de Glasgow no hay banderas Escocesas.

La rivalidad entre ambas aficiones se remonta siglos atrás y va mucho más allá de lo meramente futbolístico.
Para conocerla mejor, deberíamos saber que empieza con las luchas de independencia y unión sufridas a lo largo de la historia en las Islas Británicas, y que se incrementó con la gran inmigración de Irlandeses hacia Escocia en el siglo XIX,
y la posterior independencia de Irlanda en 1920.

Los azules, los del Rangers (The Gers), son protestantes (Luteranos) y apoyan la unión del Imperio Británico,
fueron fundados en 1873 por un club de remo, y desde su origen fue el preferido de los trabajadores del puerto.
Los verdes, los del Celtic (The Bhoys), son católicos y apoyan la segregación, principalmente la indepencia de Irlanda, fueron fundados en 1888 por el padre marista Wilfred Kerins, como entretenimiento para que los jóvenes católicos (en inferioridad numérica) que acudían a su comedor social, tuvieran algo que les uniera en su tiempo libre.

Desde los primeros enfrentamientos (a partir de 1888), se vio que el duelo entre los dos equipos más laureados y
con más prestigio de Escocia, no dejaba ni dejaría indeferente a nadie.
Prueba de ello es la final de copa de 1909, jugada el 10 de Abril y que terminó con empate a 2 goles.
El 17 de Abril, el partido se repitió y terminó con nuevo empate 1-1, cuando se anunció la disputa de un tercer encuentro para forzar un desempate, la sospecha de que el partido estuviese amañado por las directivas para repartir nuevamente los beneficios corrió por las gradas, y tanto los Gers como los Bhoys invadieron el terreno de juego,
se enfrentaron a la policía y quemaron todas las taquillas de Hampden Park.
La Scottish Cup se suspendió y figura en blanco en el palmarés. Las aficiones denominaron el partido como el negocio de las empresas, a partir de ahí se conoce el derby con el nombre de “la antigua empresa”, “The old firm”.

Con el aumento de la población católica en Escocia, el sectarísmo y los enfrentamientos fueron creciendo de intensidad, y en 1902 durante un Inglaterra-Escocia, se produjo la primera tragedia de Ibrox Park, en la que
fallecieron 26 personas.
Los distintos fichajes de uno a otro equipo incrementaron más la rivalidad entre aficiones, y cuando se hizo oficial
la independencia de Irlanda en 1921, la división quedó esclarecida realizándose el posicionamiento definitivo:
todos los católicos serían del Celtic y los protestantes del Rangers.

Tras la 2ª Guerra Mundial, los Rangers decidieron que en su equipo no jugaría ningún jugador católico, expresándolo en sus estatutos “un club protestante para protestantes” y ambos equipos llegaron a una especie de pacto de no agresión en el que acordaron que no ficharían a jugadores del club contrario.
En cualquier caso, esto no impidió que el 2 de Enero de 1971, durante la celebración de un gol en el minuto 89,
que otorgaba un empate al Rangers, se produjera la segunda tragedia de Ibrox, 66 personas perdieron la vida.
Desde ese día, está prohibido en Escocia la venta de alcohol en recintos deportivos, y para evitar que los aficionados beban antes del partido, a no ser que sea en horario intersemanal, el old firm se disputa siempre por las mañanas.

La llegada en 1988 de David Murray a la presidencia del Rangers, dio un giro radical a los acontecimientos.
David Murray, fanático hincha del Rangers, implantó una nueva política al club, no le importaban ni la procedencia
ni las creencias del jugador, pero eso sí, debía cumplir una condición que bien sabe Gabriel Omar Amato.
Cuando “el Gaby Amato” (ex juguador de Hércules, Mallorca y Betis entre otros) fichó por el Rangers en 1998,
una vez firmado y mientras viajaba en el avión privado del presidente (escena presenciada por Jose Mª Martín Petón),
David Murray se acercó a Amato, y con voz seria le dijo: “ya eres un jugador del Rangers, a partir de ahora
nunca más volverás a hacer la señal de la cruz en un estadio
“.

El caso más controvertido de cuantos se dieron con la nueva política de Murray, fue el de Maurice Johnston,
la estrella del Celtic y de la selección escocesa, se había despedido entre lágrimas de los Bhoys jurando amores eternos a sus colores cuando en 1987 decidió probar fortuna en Francia y fichar por el Nantes.
En 1989 volvió a Escocia para fichar por los Gers, rompiendo el famoso pacto de no agresión.
Johnston jugó 2 años con los Rangers, y aunque marcó 46 goles en sus 2 temporadas de azul, en Glasgow nadie le quería, odiado por unos (por traidor) y vilipendiado por otros (por su pasado), tuvo que marcharse al Everton.
Volvió en 1993 para jugar en el Hearts y en el Falkirk, pero era ya tal el odio que había despertado en Escocia,
que en 1996 se marchó a Estados Unidos para retirarse en el Kansas City Wizards. Aún no ha vuelto.

Son muchas las anécdotas que han dejado estos enfrentamientos a lo largo de la historia, pero una de las que más destaca, fue la protagonizada por Paul Gascoigne el 2 de Enero de 1998, que tras marcar un gol con el Rangers, recorrió todo el campo imitando con sus manos que tocaba una flauta, para recordarles a los bhoys la derrota que Guillermo III de Orange inflingió a los católicos de Jaime II en la batalla de Boyne en 1690.
En Marzo, Gascoigne tuvo que ser traspasado al Middlesbrough.

En los últimos años, ambos clubes han reconocido tener un problema de sectarismo y han lanzado sendas campañas contra la intolerancia, pero también les une algo más que esta iniciativa, y es que fuera de los terrenos de juego, ambas directivas tienen intereses en común.
Los dos equipos (por cuestiones obvias) comparten sponsor, ambos tienen el mismo reparto televisivo y ambos luchan por formar parte de la Premier League Inglesa, ya que la Scotland Premier League se les ha quedado pequeña.
Tienen 96 de los 114 títulos, y desde 1985 nadie que no sea alguno de ellos ha ganado la Liga.
De momento y al menos hasta 2013 que se vuelva a revisar la Premier Inglesa no será posible.

Si decidís presenciar el derby de Glasgow en directo (siendo indeferente vuestras creencias o religión), en Ibrox Park
escuharéis cánticos sectarios (cada vez más descafeinados) y el más famoso es “Follow Follow”; pero en el Celtic Park, que no os sorprenda escuchar “You’ll never walk alone”, ¿el himno del Liverpool?, bueno sí, la canción que adoptaron en The Kop para animar a los Reds, ya se cantaba desde 1950 en North Stand, (antiguamente llamada The Jungle)
la grada más mítica y amplia del fútbol Europeo.

El Derby de Glasgow. The Old Firm

La guerra del fútbol

Publicado: 26 abril, 2011 en Curiosidades
Etiquetas:, ,

Mientras la humanidad esperaba atónita la llegada del Apolo XI
a la Luna, dos países luchaban por hacerse con una plaza en el Mundial de México de 1970, la lucha por jugar aquel mundial,
acabó en una sangrienta guerra entre ambos.

Honduras y El Salvador, El Salvador y Honduras hacía ya tiempo que tenían un conflicto por establecer las líneas fronterizas que delimitaban dichos países.
El Salvador es el país más pequeño de Centroamérica, y tiene a su vez la densidad de población más alta de todo el continente americano, Honduras por su parte con una superficie 6 veces mayor, contaba en la década de los 60, con una población de apenas 2 millones de habitantes, lo que suponía casi la mitad que su rival geográfico.

Dicha rivalidad se remonta varias décadas atrás por culpa de unas líneas fronterizas mal divididas, y desde 1920, era habitual que inmigrantes salvadoreños llegaran al sur de Honduras en busca de tierra libre para cultivar y montar sus propios negocios que habrían de darle una situación que no encontraban en su país.
Tras décadas de conflicto, en 1962 Honduras quiso zanjar el tema con una revisión legislativa: la reforma agraria.
En dicha reforma, Honduras se autoproclamó dueña de toda la zona fronteriza que no tenía definida su propiedad,
y confiscó todos los negocios y tierras de salvadoreños.
Todo esto, generó un gran clima de violencia del pueblo Hondureño hacia sus vecinos, con gran odio y al grito de
“Hondureño, toma un leño y mata a un salvadoreño”, la mayoría de ellos fueron expulsados de aquellas tierras,
otros con menos suerte, no sobrevivieron.

Como se ve, el conflicto venía de lejos, pero el fútbol fue el detonante.

El destino quiso que tras las eliminatorias de la Concacaf para el Mundial de México de 1970, quedara una plaza por decidir y que los aspirantes a dicha plaza fueran El Salvador y Honduras en una eliminatoria a doble partido.
-El 8 de Junio de 1969, en Tegucigalpa, Honduras venció 1-0.
-El 15 de Junio, en San Salvador, El Salvador se impuso 3-0.
Al no aplicarse todavía el valor doble de los goles, hubo un partido de desempate.
-El 27 de Junio, en Ciudad de México, se llegó al descanso con victoria hondureña 1-2, tras los 90 minutos de juego reglamentarios el marcador reflejaba un empate 2-2, y el partido se fue a la prórroga para dar aún más emoción.
En la prórroga, con un gol del “Pipo” Rodríguez, el Salvador logró la plaza vacante para el Mundial.

Al día siguiente El Salvador pidió a la OEA (Organización de Estados Americanos) que investigaran las masacres sufridas por su pueblo en la frontera, pero no recibieron respuesta alguna.
Al pueblo hondureño que no le había sentado nada bien la derrota deportiva, le quedó el cruel desconsuelo de volver a cebarse con los vecinos que aún quedaban por aquellas zonas.

El 14 de Julio, el Gobierno de El Salvador, utilizó la vía directa y bombardeó el Sur de Honduras, al día siguiente la invadió con un despliegue militar que dejó para el triste recuerdo aproximadamente unas 3000 víctimas.
Cuando el ejército Salvadoreño estaba a punto de tomar en posesión la capital Tegucigalpa, finalmente la OEA
se decidió a interceder en el conflicto y logró un alto el fuego.
La guerra “sólo” duró 6 días, y es conocida como la guerra de las 100 horas.
Un día después del fin de la guerra, el 21 de Julio, Neil Armstrong puso pie en La Luna.
El 30 de Octubre de 1980, ambos países firmaron el “Tratado General de Paz”, que indica que la disputa fronteriza
la resolvería la Corte General de Justicia.

Pero la guerra de las 100 horas, duró algo más para Salomón Vides, un salvadoreño que huyó tras los primeros conflictos hacia la selva de Guatemala, y que fue encontrado en el año 2001 en estado semi-salvaje.

Ryzard Kapucinsky, escritor y periodista polaco, la tituló como La guerra del fútbol.