Posts etiquetados ‘Escocia’

The Old Firm

Publicado: 1 junio, 2011 en Curiosidades
Etiquetas:, , , ,

Si nos situamos próximos al centro geográfico de Inglaterra, un punto en el mapa llamará rápidamente nuestra atención, Derby.

Pensar en la Ciudad de Derby, nos obligará a pensar en fútbol e irremediáblemente en el partido que sin ser una final, es el más esperado entre la afición a lo largo de una temporada.
El derby.

Entre todos los derbys que se os vengan a la mente: Liverpool-Everton, Sevilla-Betis, Boca-River, Milan-Inter, Hamburgo-St.Pauli, Roma-Lazio, Flamengo-Fluminense, Juventus-Torino, Benfica-Sporting y un largo etcétera,
ninguno divide tanto a dos aficiones ni es tan antiguo como el derby de Glasgow.

A los que asisten por primera vez a un derby en Glasgow, ya sea en Ibrox Park, o en el Celtic Park, lo primero que les llamará la atención serán las banderas. Entre los aficionados azules y los aficionados verdes, dos banderas inundan las gradas, la Británica y la Irlandesa, sí, habéis leído bien, en el derby de Glasgow no hay banderas Escocesas.

La rivalidad entre ambas aficiones se remonta siglos atrás y va mucho más allá de lo meramente futbolístico.
Para conocerla mejor, deberíamos saber que empieza con las luchas de independencia y unión sufridas a lo largo de la historia en las Islas Británicas, y que se incrementó con la gran inmigración de Irlandeses hacia Escocia en el siglo XIX,
y la posterior independencia de Irlanda en 1920.

Los azules, los del Rangers (The Gers), son protestantes (Luteranos) y apoyan la unión del Imperio Británico,
fueron fundados en 1873 por un club de remo, y desde su origen fue el preferido de los trabajadores del puerto.
Los verdes, los del Celtic (The Bhoys), son católicos y apoyan la segregación, principalmente la indepencia de Irlanda, fueron fundados en 1888 por el padre marista Wilfred Kerins, como entretenimiento para que los jóvenes católicos (en inferioridad numérica) que acudían a su comedor social, tuvieran algo que les uniera en su tiempo libre.

Desde los primeros enfrentamientos (a partir de 1888), se vio que el duelo entre los dos equipos más laureados y
con más prestigio de Escocia, no dejaba ni dejaría indeferente a nadie.
Prueba de ello es la final de copa de 1909, jugada el 10 de Abril y que terminó con empate a 2 goles.
El 17 de Abril, el partido se repitió y terminó con nuevo empate 1-1, cuando se anunció la disputa de un tercer encuentro para forzar un desempate, la sospecha de que el partido estuviese amañado por las directivas para repartir nuevamente los beneficios corrió por las gradas, y tanto los Gers como los Bhoys invadieron el terreno de juego,
se enfrentaron a la policía y quemaron todas las taquillas de Hampden Park.
La Scottish Cup se suspendió y figura en blanco en el palmarés. Las aficiones denominaron el partido como el negocio de las empresas, a partir de ahí se conoce el derby con el nombre de “la antigua empresa”, “The old firm”.

Con el aumento de la población católica en Escocia, el sectarísmo y los enfrentamientos fueron creciendo de intensidad, y en 1902 durante un Inglaterra-Escocia, se produjo la primera tragedia de Ibrox Park, en la que
fallecieron 26 personas.
Los distintos fichajes de uno a otro equipo incrementaron más la rivalidad entre aficiones, y cuando se hizo oficial
la independencia de Irlanda en 1921, la división quedó esclarecida realizándose el posicionamiento definitivo:
todos los católicos serían del Celtic y los protestantes del Rangers.

Tras la 2ª Guerra Mundial, los Rangers decidieron que en su equipo no jugaría ningún jugador católico, expresándolo en sus estatutos “un club protestante para protestantes” y ambos equipos llegaron a una especie de pacto de no agresión en el que acordaron que no ficharían a jugadores del club contrario.
En cualquier caso, esto no impidió que el 2 de Enero de 1971, durante la celebración de un gol en el minuto 89,
que otorgaba un empate al Rangers, se produjera la segunda tragedia de Ibrox, 66 personas perdieron la vida.
Desde ese día, está prohibido en Escocia la venta de alcohol en recintos deportivos, y para evitar que los aficionados beban antes del partido, a no ser que sea en horario intersemanal, el old firm se disputa siempre por las mañanas.

La llegada en 1988 de David Murray a la presidencia del Rangers, dio un giro radical a los acontecimientos.
David Murray, fanático hincha del Rangers, implantó una nueva política al club, no le importaban ni la procedencia
ni las creencias del jugador, pero eso sí, debía cumplir una condición que bien sabe Gabriel Omar Amato.
Cuando “el Gaby Amato” (ex juguador de Hércules, Mallorca y Betis entre otros) fichó por el Rangers en 1998,
una vez firmado y mientras viajaba en el avión privado del presidente (escena presenciada por Jose Mª Martín Petón),
David Murray se acercó a Amato, y con voz seria le dijo: “ya eres un jugador del Rangers, a partir de ahora
nunca más volverás a hacer la señal de la cruz en un estadio
“.

El caso más controvertido de cuantos se dieron con la nueva política de Murray, fue el de Maurice Johnston,
la estrella del Celtic y de la selección escocesa, se había despedido entre lágrimas de los Bhoys jurando amores eternos a sus colores cuando en 1987 decidió probar fortuna en Francia y fichar por el Nantes.
En 1989 volvió a Escocia para fichar por los Gers, rompiendo el famoso pacto de no agresión.
Johnston jugó 2 años con los Rangers, y aunque marcó 46 goles en sus 2 temporadas de azul, en Glasgow nadie le quería, odiado por unos (por traidor) y vilipendiado por otros (por su pasado), tuvo que marcharse al Everton.
Volvió en 1993 para jugar en el Hearts y en el Falkirk, pero era ya tal el odio que había despertado en Escocia,
que en 1996 se marchó a Estados Unidos para retirarse en el Kansas City Wizards. Aún no ha vuelto.

Son muchas las anécdotas que han dejado estos enfrentamientos a lo largo de la historia, pero una de las que más destaca, fue la protagonizada por Paul Gascoigne el 2 de Enero de 1998, que tras marcar un gol con el Rangers, recorrió todo el campo imitando con sus manos que tocaba una flauta, para recordarles a los bhoys la derrota que Guillermo III de Orange inflingió a los católicos de Jaime II en la batalla de Boyne en 1690.
En Marzo, Gascoigne tuvo que ser traspasado al Middlesbrough.

En los últimos años, ambos clubes han reconocido tener un problema de sectarismo y han lanzado sendas campañas contra la intolerancia, pero también les une algo más que esta iniciativa, y es que fuera de los terrenos de juego, ambas directivas tienen intereses en común.
Los dos equipos (por cuestiones obvias) comparten sponsor, ambos tienen el mismo reparto televisivo y ambos luchan por formar parte de la Premier League Inglesa, ya que la Scotland Premier League se les ha quedado pequeña.
Tienen 96 de los 114 títulos, y desde 1985 nadie que no sea alguno de ellos ha ganado la Liga.
De momento y al menos hasta 2013 que se vuelva a revisar la Premier Inglesa no será posible.

Si decidís presenciar el derby de Glasgow en directo (siendo indeferente vuestras creencias o religión), en Ibrox Park
escuharéis cánticos sectarios (cada vez más descafeinados) y el más famoso es “Follow Follow”; pero en el Celtic Park, que no os sorprenda escuchar “You’ll never walk alone”, ¿el himno del Liverpool?, bueno sí, la canción que adoptaron en The Kop para animar a los Reds, ya se cantaba desde 1950 en North Stand, (antiguamente llamada The Jungle)
la grada más mítica y amplia del fútbol Europeo.

El Derby de Glasgow. The Old Firm