Posts etiquetados ‘Argentina’

El Plymouth Argyle Football Club, es un equipo de la ciudad de Plymouth, al sudoeste de Inglaterra.
El Plymouth no pasa por su mejor época, está jugando en la English League División Two ó Npower League2
(4ª división), y acaba de destituir a su entrenador Peter Reid.

Algunos recordareis a Peter Reid, otros no.
Peter Reid pasa por ser uno de los mejores jugadores de los 80 en el fútbol inglés.
Ayudó y mucho a que creciera el Bolton, en el Everton fue campeón de casi todo, fue elegido 4º mejor jugador del Mundial’86 por detrás de Platini, al City donde estuvo como jugador-entrenador lo puso por primera vez en muchos años y última hasta el momento por delante del United.
Terminó retirándose en el Notts County. (¿verdad que te suena Alberto?).

Tras haber entrenado al Manchester City, Sunderland, Southampton, Leeds, Coventry y Stoke, aceptó hace un año el reto de evitar el descenso del Plymouth a la 4ª división. Lo consiguió.
Pero una sanción de diez puntos por entrar en una especie de ley concursal le relegó de categoría.
Este año tras 9 jornadas disputadas, el equipo es colista y cierra la tabla con un empate y ocho derrotas.
Parece normal que lo hayan cesado viendo los números del equipo……
Lo que no es tan normal no es que hayan cesado al entrenador, es que han cesado a la única persona
que paga las fichas de los jugadores.

No sabemos que sedujo a Peter Reid, pero aceptó la oferta de un club en 4ª división, sumido en una terrible ruina y con una plantilla desganada por los continuos impagos, lo cierto es que llegó, motivó a los jugadores dentro y
fuera del campo pagando la ficha de todos ellos de su propio bolsillo, (no es accionista ni forma parte de la directiva)
aunque para ello haya tenido que deshacerse de varios objetos personales, incluída previa exposición en subasta,
la medalla de Oro que le acreditaba como campeón de la FA CUP de 1984 con el Everton.
Quizás sólo le hayan echado por cuestiones deportivas o quizás ya no pueda seguir asumiendo las deudas del club.

Para la mayoría de los que no recordais a Peter Reid, y en general para todos nuestros lectores (amantes del buen fútbol y no tanto de la política que lo rodea), aquellos que queráis, podéis buscar más información de este jugador.
Pero os diré que a este jugador ya le habéis visto, problabemente sea uno de los que más veces se haya visto en la historia del fútbol, de ello se encargó Maradona.

En el mejor gol de la historia de los Mundiales, veréis que cuando el Diego coge la pelota, al segundo que dribla, ése que corre desesperado temiendo lo que 10 segundos más tarde va a ocurrir…. Con el 16 en la espalda, Peter Reid.

Anuncios

El Viejo Gasómetro

Publicado: 16 julio, 2011 en Curiosidades
Etiquetas:, ,

Es normal durante el transcurso de un partido de fútbol que un equipo pierda a un jugador, frecuente que un equipo pierda un partido, excepcional es que pierda la categoría,
e incluso raro que pierda el nombre.

Lo que no es normal, ni frecuente, ni excepcional, y ni siquiera llega a raro es que un equipo pierda su estadio.
El hecho por tanto podríamos calificarlo de insólito.
En la Avenida de la Plata, en Buenos Aires, cuando la hinchada de El Ciclón visita su lugar de ocio cada Domingo, en su lugar encuentran……….. Un Supermercado.

Es la historia del Club Atlético San Lorenzo de Almagro y el viejo Gasómetro.

San Lorenzo es un equipo bonaerense fundado en 1908, nacido gracias al sacerdote Lorenzo Massa que decidió hacer un equipo para ayudar a los chicos del barrio de Almagro. De ahí el nombre, aunque siempre haya estado en Boedo.

En 1916 se inauguró el estadio que daría cabida a los hinchas de San Lorenzo (los cuervos), como nunca tuvo un nombre oficial y dada su similitud con los grandes depósitos de gas licuado que se usaban en la época, se le conoció popularmente como El Gasómetro.

Durante décadas ha sido el templo de San Lorenzo, el sitio de alegrías y tristezas de los cuervos y de toda la hinchada del Ciclón en general, viendo como el club de sus amores, se convertía en el primer campeón invicto de Argentina, como ganaba varias ligas más, cómo se convertía en el primer equipo argentino en jugar la Copa Libertadores….
Grandes títulos y grandes jugadores:
Alfredo Carricaberry, René Pontino, Isidro Lángara, José Sanfilippo, Héctor Scotta, Ricardo Lavolpe…..

A finales de los años 70, la situación en Argentina no era nada fácil, exprimida por la dictadura militar que sacudía el país, Buenos Aires no podía ser más que el fiel reflejo de cuanto sufría el país.
El Brigadier Osvaldo Cacciatore había asumido la alcaldía de Buenos Aires (impuesto como no por el régimen), y decidió de cara al Mundial de fútbol de 1978, que debía mostrar “la cara buena” de Buenos Aires al resto del mundo.
Mientras el Norte de la ciudad era el centro de inversiones, el Sur era apartado de cualquier proyecto económico, y Cacciatore, decidió remodelar el Monumental de River Plate, y olvidar el Gasómetro que con capacidad para 75000 espectadores, era el estadio con más capacidad de Argentina.

Tras finalizar el Mundial, era hora de recuperar parte de la inversión realizada; en 1979 el Brigadier Cacciatore declaró una reordenación urbana con el fin de construir viviendas, expresando tajántemente la prohibición de su uso para fines comerciales y la zona elegida fue la gran manzana ubicada entre las calles Muñiz y Salcedo. Pero había un problema, entre esas calles estaba ubicado el Gasómetro.

El problema se resolvió en cuestión de horas. Se constituyó una sociedad fantasma que se haría cargo de los terrenos, y la alcaldía de Buenos Aires directamente se los expropió a San Lorenzo dándole a cambio 900.000 dólares.

El 2 de Diciembre de 1979 se jugó el último partido en el Gasómetro, 0-0 ante Boca Juniors.
El estadio inmediátamente fue demolido, pero pasó el tiempo y no se construyeron las viviendas.

2 años después, tras haber evitado el descenso en la temporada anterior y jugando como invitado en las canchas de Huracán, Atlanta y Vélez, San Lorenzo se convertía en el primero de los 5 grandes de Argentina en bajar de categoría.
Sólo jugó un año en la B, quedando campeón y estableciendo un récord anual de asistencia en sus partidos jugados
(incluída la primera división) que sigue vigente a día de hoy.

En 1983, se declaró una nueva ordenanza urbanística que autorizaba el uso de la explanada para fines comerciales,
y los terrenos se vendieron a la multinacional Carrefour por 8 millones de dólares.

En 1993, tras 14 años sin campo de fútbol se construyó el Estadio Pedro Bideguain, conocido popularmente como
El Nuevo Gasómetro (aunque nada tiene que ver, ni por la forma ni por capacidad, ni por la zona de ubicación).

San Lorenzo recuperó parte de su esplendor robado ganando el título en 1995, y repitiendo en 2001 (estableciendo
los récords de 13 victorias seguidas, y de 15 totales) y otro en 2007, a los que hay que sumarle de manera especial
la Copa Sudamericana lograda en 2002, ya que es el único equipo argentino que posee dicho título.

Desde el pasado mes de Abril de 2011, San Lorenzo y la alcaldía de Buenos Aires, mantienen reuniones para la devolución de los terrenos al club de Almagro.

Desde aquí no podemos sino seguir atentos y desearle un feliz regreso a Boedo, aunque el Ciclón nunca se ha ido de allí, el club tras 32 años de lucha sigue mantiniendo su sede en la Avenida de la Plata, y los Cuervos siguen celebrando sus alegrías en el mismo sitio que lo hacían sus viejos y sus abuelos.

Dedicado a mi amigo “africano” Ariel Lavorato.

Cuando a Jorge Valdano se le preguntó por Romario, Jorge dijo:
“es un jugador de dibujos animados”, pero Valdano sabía que
esa frase no era suya, se la oyó a un periodista chileno en referencia
a otro jugador que para los Argentinos, es el mejor interior derecha de toda la historia, Omar Corbatta.

Orestes Omar Corbatta nació el 11 de Marzo de 1936 en Argentina, concrétamente en Buenos Aires, y pasó su infancia junto a sus siete hermanos, en el seno de una familia pobre soportando cuando aún era un niño la pérdida de su padre.
Pero desde el mismo momento en que nació, algo decía que sería distinto a sus hermanos, quizá porque ya en su partida de nacimiento se podía leer “Oreste Osmar Corbatta”, pero eso a él le daba igual; nunca aprendió a leer.

Empezó jugando y destacando en las categorías inferiores de Estudiantes de La Plata, pero al poco tiempo le echaron del equipo por robarle los zapatos a sus compañeros, y continuó su formación jugando en un club local de la plata, el Juverlandia de Chascomús.

A la edad de 19 años, Juverlandia lo vendió a Racing Club de Avellaneda por un precio de 14000 pesos, de los que 2000 eran para Corbatta; nunca los cobró.
Llegó a Racing sin maletas, sólo con lo puesto: un pantalón, una camisa a cuadros y en alpargatas; desde aquel momento y para el resto de su vida, sería conocido como “El Loco”.

En 1955, ya como jugador de la “Academia”, el “Wing” Corbatta, comenzó a destacar en su posición de interior derecho por su velocidad, su control sobre el balón, sus temibles “gambetas”, sus goles y sus lanzamientos de penalti:
“Nunca me ponía de frente a la pelota, siempre de costado. Le pegaba con la cara interna del pie derecho y en el medio, con un golpe seco. Además, agachaba la cabeza para que el arquero no adivinara dónde iba a tirar y en cambio yo veía todo lo que él hacía. En cuanto se movía era hombre muerto……..
de 68 me sacaron solo 4”
.

Al poco tiempo, su fama en Racing, le llevó a la Selección, donde también se hizo con el puesto titular nada más llegar.
En 1956, en un partido amistoso entre Argentina y Uruguay en el mítico Estadio Centenario, Corbatta, marcó el mejor gol de su carrera, regateando a varios defensas, al portero, y sólo ante la línea de gol, esperando a otro defensa y volviéndolo a regatear, tal fue la belleza del gol que la revista estadounidense Life, publicó en portada por primera y única vez en la historia una secuencia de fútbol.
Pero no sería todo belleza, aquel día Corbatta sufría la marca de Pepe “el duro” Sasía, al que tenía desquiciado a causa de su velocidad y sus regates, tal fue así, que en una jugada, el balón le llegó a Corbatta, le hizo un sombrero a Sasía, paró el balón y le tiró un caño, le esperó de espaldas y le tiró otro caño…….. , el compañero de Sasía en la defensa, le hizo una terrible entrada por detrás al Loco, y Sasía, el duro Sasía, con apariencia de preocuparse por el rival, se acercó suavemente y le dio un puñetazo en la mandíbula.
Desde ese instante y hasta el día de su muerte, cada vez que Corbatta sonreía, en su boca dos dientes menos figuraban.

Consiguió con la Albiceleste, el título de Campeón de la Copa América de 1957, en el equipo conocido como
“Los carasucias”, coincidió con jugadores como Humberto Maschio, Osvaldo Cruz y Enrique Omar Sívori.

Llevó a Racing hasta el título de 1958, y logró la clasificación con la Albiceleste para el Mundial de Suecia.
En la concentración, Amadeo Carrizzo, le dijo que era capaz de pararle varios penaltis y acordaron una apuesta:
tiraría 50, si Carrizzo paraba 10, ganaba el arquero, de lo contrario ganaría El Loco. Corbatta marcó 49 de los 50.

En el Mundial, sería uno de los pocos que se libró de la crítica argentina tras el fracaso de su selección que fue eliminada en la primera ronda. Corbatta marcó 3 goles, uno en cada partido que jugó.
Pudo resarcirse de aquello un año más tarde, repitiendo título de Campeón de la Copa América de 1959.

De vuelta a Racing, siguió haciendo disfrutar a la grada, a la vez que mezclaba grandes partidos, con no menos sonadas borracheras, y lo decimos porque literalmente las mezclaba.
En la previa de un partido ante Estudiantes, apareció en tal estado que Tita Matiussi, encargada del estadio,
hizo que le dieran tres duchas de agua fría, en el vestuario Corbatta le dijo a Raúl Oscar “La Bruja” Belén:
“no me pasés la pelota que no la veo”, jugó el partido y marcó 2 goles.

Continuó jugando para Racing, logrando también la liga de 1961 antes de ser traspasado a Boca Juniors en 1963
por la cantidad de 12 millones de pesos, con los que se reformaron el estadio y se construyó un polideportivo.

En Boca se repitió la historia, ganó 2 ligas más en 1964 y 1965, pero también dejó para la historia numerosas anécdotas casi todas relacionadas con el alcohol o su indisciplina, como el día que jugó en la cancha de Ferrocarril Oeste, aquel día no tenía ganas de jugar y un fotógrafo le dijo: “Dale Corbatta, jugá que te saco una foto”, Corbatta le repondió: “Si me la sacás, juego”. Cogió el balón, regateó a tres rivales y marcó un golazo.
El Loco se fue hacia el fotógrafo y preguntó: “¿Sacaste la foto?” y el fotógrafo dijo: “No, recién prepare el rollo”. Corbatta lo insultó, se tiró de costado en la línea de banda, y no tocó más la pelota en todo el partido.
Tras un amistoso que Boca jugó en Chascomús, Corbatta se fue a la tienda de bicicletas del dueño de Juverlandia,
y destrozó todo lo que tuvo a mano “paré cuando sumé los 2 mil pesos que me debían”.

El Loco, jugó en Independiente de Medellín entre 1965 y 1969, para terminar su carrera profesional en 1974
tras jugar en varios equipos locales.

En lo personal, se casó 4 veces “con la primera me fue muy mal; con la segunda me fue mal; con la tercera mal y con la cuarta, mal. Las cuatro me sonaron, pero las quiero lo mismo” y aunque vivió siempre apenado por ser analfabeto, normalmente se le veía con un periódico bajo el brazo, periódico que abría y lo miraba cada vez que se le acercaba un periodista.

Tras retirarse, en la más mísera pobreza, pasó sus últimos años viviendo en una habitación dentro del estadio de Racing. Falleció el 5 de Diciembre de 1991, enfermo de un cáncer de laringe provocado por su alcoholemia.

Cuando la hinchada de Racing visita el estadio Juan Domingo Perón, normalmente lo hace por las calles Italia o Colón, pero aquellos que hacen la ruta antigua, pasarán por el pasaje Mozart, y allí (corrígeme amigo Ariel), justo antes de entrar al Cilindro, si miran hacia arriba, verán una placa que da nombre a la calle; la calle Orestes Omar Corbatta es sitio de culto para la hinchada de la Academia.

Orestes Omar Corbata “El dueño de la raya”.