Posts etiquetados ‘Alegria’

Marcel Domingo

Publicado: 14 diciembre, 2011 en Leyendas del Fútbol
Etiquetas:, , , ,


Dedicado a mis amigos José Luis y Juan Antonio Tafur.

Marcel Domingo Algarra nació el 15 de Enero de 1924 en
Salin de Giraud, Arlés (Francia), pero antes de nacer ya tenía marcado su futuro: sería un trotamundos del fútbol.
Lo de viajar lo heredó de sus abuelos, emigrantes españoles que en tierras francesas lograron el bienestar que tanto escaseaba entonces. Pudo nuestro protagonista haber nacido en Orán (Argelia) como lo hicieron sus hermanos, pero quiso el destino situarlo en Europa.
Lo de su afición por el balompié directamente la traía impresa
en su partida de nacimiento: Domingo, día de fútbol.
Empezó su carrera en categorías inferiores defendiendo la portería del Arlés Avignon y a los 21 años fichó por el Niza.
Un año duró Marcel en el equipo de la costa porque en su trayectoria se cruzó un grande.

Helenio Herrera era entrenador del Stade Francais y estaba muy atento a las evoluciones de un joven portero que las atajaba con las manos desnudas, pero en plena guerra no eran fáciles los fichajes y mucho menos los desplazamientos. Aprovechó el mago que el Niza jugaba en Lyon para montarse en un tren de prisioneros, camuflado entre los enfermos logró llegar a la estación Lyonesa. Tuvo suerte Helenio porque el Niza no había encontrado hotel y los jugadores estaban durmiendo en un coche-cama situado en la misma estación.
Allí, en un vagón de tren, Helenio Herrera hizo su primer gran fichaje, Marcel Domingo.

Tres años estuvieron juntos portero y entrenador en el equipo parisino, hasta que en 1948 jugaron un amistoso en el Metropolitano. Los dirigentes del Atlético de Madrid quedaron tan impresionados con el juego del equipo francés, que no lo dudaron y ficharon a sus dos mejores jugadores: Marcel Domingo y Ben-Barek, a los que un año más tarde se uniría el propio Helenio Herrera.
Aunque Marcel no tuvo fácil su llegada a Madrid, tras un largo viaje en un Citröen 2CV desde Paris, al llegar a la frontera española le negaron el paso por su procedencia francesa. Menos mal para Marcel que entre los dirigentes del Atlético había un General español que a su vez era Ministro. Si no es por aquello se nos hubiera privado de una de las carreras más fructíferas que han pasado por nuestro fútbol.

En las tres temporadas que coincidieron en el equipo madrileño, junto a otros que ya estaban allí como Aparicio, Vidal, Escudero y Juncosa (aquel que metía como nadie el gol del cojo) consiguieron dos títulos de Liga para los colchoneros. A título individual, Domingo se hizo con el trofeo Zamora de 1949.

El Verano de 1951 Marcel Domingo tuvo que abandonar el club por aquella norma que indicaba que ningún equipo podía tener a más de tres jugadores extranjeros en nómina.
Marcel recordaba aquel día como “el día más triste de mi carrera deportiva”.
Retornó a sus orígenes y con el Niza ganó la Liga y la Copa de 1952.
Otra vez regresó Marcel a España para defender durante cuatro años la portería del Español (otra vez trofeo Zamora en 1953), para volver una vez más a Francia, donde se retiró en 1958 tras dos años en el Olympique de Marsella.

Se retiró con 2 Ligas y 2 trofeos Zamora en España y 1 Liga y 1 Copa en Francia, pero nos regaló algo que más tarde hiciera famosos a muchos porteros: Marcel Domingo fue el primer cancerbero en utilizar camisetas de colores, su preferida la amarilla, con ella decía que despistaba a los delanteros y la verdad es que no le fue nada mal al guardameta francés.

Ya dijimos al principio que Marcel sería un trotamundos y que llevaba marcado “el gusanillo” del fútbol en sus venas, así que no se retiró del todo: cambió la portería por otra más pequeña y más difícil de defender, el banquillo.

Empezó su andadura en los banquillos en 1958 haciéndose cargo del Español, luego vendrían Las Palmas,
Lleida y Pontevedra, al que logró ascender a primera división.
En 1966 fichó por el Córdoba. Dos temporadas estuvo Domingo en el cuadro andaluz al que logró mantener
en ambas ocasiones en la máxima categoría, lo consiguió con bastantes problemas.
Varios meses llevaban los jugadores cordobesistas sin cobrar el día que Marcel Domingo se topó con otro ilustre cordobés.

Manuel Benítez “El Cordobés” jamás pudo conseguir el sueño de ser futbolista y le propuso al técnico Galo que le fichara para el equipo blanquiverde. En una ligera reunión se acordaron los términos y el torero pasaría a formar parte de la plantilla para jugar entre 2 o 3 partidos amistosos, a cambio donaría al Córdoba 1 millón de las antiguas pesetas con las que el club podría sufragar su deuda con la plantilla. El acuerdo fue casi total, pero la tercera parte se negó.
La tercera parte como podéis imaginar era el presidente de la entidad, que ante el miedo o el celo de que el afamado torero le quitase el protagonismo, se negó en rotundo a tal convenio.
Así pues, nunca hubo tal torero-futbolista y nunca saldó el club su deuda, pero sé de buena fuente que el contrato existió y está guardado a buen recaudo.
La historia terminó con la salida de varios jugadores y el propio técnico en el verano de 1968, y el posterior descenso del Córdoba a segunda división un año más tarde.

Marcel Domingo entrenó durante una temporada al Granada C.F. y su buena temporada en “el graná” provocó el regreso del técnico al club del Manzanares y lo primero que hizo el avispado francés fue acabar con la hegemonía del Real Madrid en la Liga Española.
Campeón de Liga en la temporada 68/69 con un equipo en el que destacaban entre otros Adelardo, Calleja, Ufarte, Gárate, Irureta, Iribar o Luis Aragonés. Los que lo vieron cuentan que jugaba de maravilla aquel equipo, normal teniendo en cuenta quién fue el primer maestro del inventor del contragolpe… le entrenó Helenio Herrera.

¿Acaso lo dudábais?
Aquel año Luis Aragonés aprendió a jugar a la contra, y su propulsor claro está, Marcel Domingo.

Tres años dirigió al Atlético de Madrid, y otros tres al Málaga, luego vendrían Elche, Burgos, Valencia, otra vez At. Madrid, Niza, Betis, Mallorca, Nimes y al fin retirarse en 1986 en su Arlés Avignon donde todo empezó en 1944.
En 1989, tres años después de retirarse fichó por el Hércules pero apenas estuvo varios partidos y guardó la libreta.

Tras tantos años en los banquillos, es normal que se dieran situaciones de todas las maneras posibles, unas mejores y otras peores como es habitual.

En la época que dirigió al club malacitano, tuvo el mister que lidiar con una de las peores.
Sebastián Viberti era un ídolo en Málaga, pero en el ocaso de su carrera era más su influencia en el vestuario que su aporte sobre el terreno de juego. Marcel Domingo buscó una salida del club con destino al Sevilla, pero el presidente le negó el traspaso y tras soportarse mutuamente jugador y técnico durante los dos primeros años, se buscó en 1974 una salida para el astro argentino. Rafael Serrano, no perdonó al entrenador que hubiera forzado la salida de su estrella, y unos días antes de la navidad del mismo año, despidió al técnico.
Se da la curiosa circunstancia de que Presidente y Entrenador eran cuñados.

Durante su etapa en Nimes, tampoco lo tuvo fácil ya que si algo caracterizó a Marcel Domingo durante toda su carrera, era su carácter en su trabajo: nunca permitió a un dirigente que se entrometiese en su labor; y eso fue lo que le ocurrió allí. Jean Busquet (una especie de Jesús Gil francés) bajó un día al vestuario para reprocharle a Domingo su esquema y los jugadores que utilizaba, y Marcel Domingo con la plantilla como testigos, echó al dirigente del casetón y le cerró la puerta en la cara. No pudo soportar Busquet tal ofensa, así que el Presidente del Nimes, Alcalde de la misma ciudad, y fundador-propietario de Cacharel, destituyó a Marcel de sus funciones.

Una vez le preguntaron a Marcel Domingo que entre todos los dirigentes que había tenido en su trayectoria,
¿a quién destacaba como el mejor?, Sin dudarlo respondió: “el mejor fue Laredo, porque no tenía ni idea de fútbol”.

Antonio Martínez Laredo era presidente del Real Burgos C.F, aunque vivía en Madrid atendiendo sus negocios.
Socio del Real Madrid, Laredo utilizaba su cargo para relacionarse y algún día optar a la presidencia del club blanco.
De vez en cuando visitaba Laredo las instalaciones del Burgos, y como lo más preocupante para el presidente era lo económico, a cada visita solía recortar la nómina de empleados con algún despido.
Marcel Domingo además de entrenador, hacía las funciones de gerente deportivo y a cada despido “imprudente” de Laredo, contestaba el francés destacando la importancia de aquel empleado.
El Burgos de la temporada 76/77 se convirtió en lo que se llama un “mata-gigantes”, tierra fría la burgalesa, a lo que se unía el “regular” estado de su terreno de juego. Ninguno de los equipos importantes venció en el Plantío aquella temporada. Tras el partido contra el Madrid, el club merengue reprochó que el campo estuviera embarrado por la excesiva labor de regadío del encargado del césped, Laredo al oír las críticas despidió al empleado; y al rescate tuvo que acudir una vez más Marcel Domingo “Pero presidente, ¡que hemos ganado!, ¿cómo va usted a despedirlo?”
Y el empleado fue readmitido de nuevo. Cuántos jornales salvó el bueno de Marcel…

Fue precisamente esa temporada 76/77 en la que se llegó al final de la misma con Barcelona y At. Madrid luchando
por el título, a falta de varias jornadas, al Barcelona le tocó visitar el plantío.
Ganaba 1-0 el Burgos, cuando Johan Cruyff simuló un penalti con el que engañó al árbitro Fernández Quirós.
Cruyff tuvo la opción de darle el triunfo al Barça, pero su lanzamiento acabó en el poste, aquello unido a la victoria
del atlético frente al Betis, prácticamente descartaba a los blaugranas del título y daba la permanencia al Burgos.
El público celebró la victoria con una invasión de campo, y allí estaba Laredo bandera en mano como un aficionado más; en un momento de éxtasis le dijo el presidente al entrenador “qué cabrón el árbitro, ¿qué hago Marcel, qué hago?” “Dele usted con un palo, señor Laredo” dicho y hecho. Laredo que cubría su calva con un gorro de astracán, se abalanzó sobre el colegiado, pero fue tanto su ímpetu que por el camino perdió el sombrero dejando lucir su cara. Seis meses de sanción le cayeron al señor Laredo por agresión al trencilla.

Hay que destacar que aquel año, Marcel Domingo dio a conocer a un joven malagueño al que despidieron del
At. Madrid por una fractura en la pierna. Marcel le enseñó, y aquel joven se hizo grande, su nombre: Juan Gómez, “Juanito”.

Marcel Domingo se retiró del fútbol con 457 partidos dirigidos en primera división, lo que le convierte en el 8º entrenador con más partidos, y el 2º extranjero sólo superado por John Benjamín Toshack, si bien hay que recordar que también dirigió a varios equipos en segunda, y que esos partidos no computan para el ranking.

Marcel Domingo falleció el 10 de Diciembre de 2010 en Arlés, aunque su cuerpo descansa en Madrid.
La ciudad que tanto le dió, la ciudad que tanto le quitó.

Hace ahora un año que el técnico francés nos dejó, que nos dejó a todos sabiendo mucho más de fútbol….

Marcel Domingo. “40 años tras los montes”.

Agradecimientos especiales:
– A Marta Tafur, sin ella no hubiera sido posible esta historia.
– A Doña María Rosa Tafur, por su amabilidad al cedernos tantos detalles y por la especial atención prestada.

El regreso del Cosmos

Publicado: 10 octubre, 2011 en Actualidad
Etiquetas:, , , , , ,

Los rumores que venían apuntando desde hace algunos meses con un hipotético regreso a la competición del
New York Cosmos, se han visto corroborados de manera oficial por fuentes internas del propio club.
Ya sólo falta que la franquicia neoyorquina obtenga una plaza para poder participar en la MLS, lo cual a priori no parece que sea muy dificil de lograr.

El equipo se fundó en 1971 y desapareció como tal en 1985, es decir lo que duró la antigua liga NASL, que cesó su actividad por la falta de interés general y por el escaso beneficio económico.
El New York Cosmopolitas Fc (Cosmos Fc), desde antes de su funadción tenía clara una cosa, disponer de los mejores jugadores del mundo, y en esa época el mejor era Pelé.
Así que no dudaron en incluir en su escudo los colores verde y amarillo, y en que su primera equipación fuera una réplica de la indumentaria brasileña.

Se puede decir que el Cosmos fue un adelantado a los nuevos ricos actuales (que nos presentaban nuestros amigos de Number 1 sport), ya que a base de talonario, se conviertieron en el único equipo capaz de sacar a Pelé de Brasil.
Lograron reunir junto a O´Rey a varias figuras mundiales como Franz Beckenbauer, Gioirgio Chinaglia, Johan Neeskens, Carlos Alberto Torres, o François Van der Elst entre otros.

Con el fin de la antigua NALS y el parón del “soccer” en Estados Unidos, el Cosmos se mantuvo apenas 2 años disputando amistosos y partidos de exhibición (a los que se unió Johan Cruyff) y finalmente el club desapareció.
El regreso del fútbol gracias al escaparate del Mundial´94, no hizo cambiar de opinión a los propietarios de los derechos de el nombre “New York Cosmos”, y decidieron no formar un nuevo club ni inscribirlo en la actual MLS.

La adquisición de la marca por parte de Paul Kemsley, ex vicepresidente del Tottenham, ha dado un vuelco y ya se ha estructurado el nuevo club, en el que Pelé es el actual Presidente de honor y Eric Cantoná el director deportivo.

La mezcla ya por sí sola apasiona y si se mantiene la antigua política del club puede que veamos alguna sorpresa.
Estaremos atentos.

-Dedicado a mi amigo José Angel Montes “El Mofly”-

Hay momentos en la vida en los que se tienen varias opciones, elegir una u otra decantará tu futuro, no hay vuelta atrás.
Bob Marley eligió ser cantante para alegría de muchos y no ser futbolista, para nunca lo sabremos tristeza de unos cuantos.
Eligió el reggae, pero Bob nació con un balón y ése balón le acompañó toda su vida; Y a día de hoy aún le acompaña…..

Robert Nesta Marley nació en Nine Miles (Saint Ann) Jamaica,
el 6 de Febrero de 1945, hijo de Cedella Booker, una afro-jamaicana y de Norval Marley un jamaicano blanco hijo de inmigrantes Ingleses.
Abandonado por su padre al poco de nacer, Cedella y Bob crecieron en un barrio pobre de precarias condiciones,
(como después diría Maradona refiriéndose al barrio de La Boca)
“Un barrio privado: privado de luz, privado de agua….”

Reclamado años después por su padre, fue abandonado de nuevo, esta vez en Kingston con una tía suya que le cuidó hasta que su madre pudo ir a buscarlo y hacerse cargo de él, para quedarse definitivamente en la capital.

A Bob Marley, desde pequeño todos le miraban de una forma extraña por dos motivos:
– El primero fue el racismo que sufrió, no por ser negro, sino por ser blanco, blanco según estos ignorantes,
mulato para el resto del mundo, y de color para mí, de color humano.
– El segundo era un extraño poder que hacía que la gente acudiera a su casa en busca de respuestas a sus inquietudes, y es que el pequeño Bob tenía el don de la Quiromancia.
Mientras tanto, cada vez que le dejaban libre, se entretenía con su única afición, jugar al fútbol con su amigo,
Alan “Skill” Cole.

La mañana que Bob Marley cumplió 13 años, mientras recibía balón bajo el brazo las primeras felicitaciones del día, en la otra punta del mundo, en Munich un desgraciado accidente quebró las ilusiones de la mejor generación de futbolistas que haya dado el fútbol británico, Los Busby Babes.
El pequeño era ajeno a esto, pero para entonces ya lo tenía decidido, no quería estudiar, por supuesto no quería leer las manos de desconocidos, quería jugar al fútbol y ser profesional.
Mantuvo esta idea hasta que fundó el grupo “The Wailers”, sacó su primer disco, dejó el empleo en la fábrica Chrysler de Estados Unidos, se volvió a Jamaica y se casó con Rita, aquí tuvo que elegir y la balanza se declinó por el Reggae.
Para entonces, el que sí había logrado el sueño era Alan Cole, que se había convertido en una estrella del fútbol jamaicano (record vigente de jugador más joven en debutar con la selección), Bob cada vez que podía llamaba a su viejo amigo para organizar un partidillo en cualquier lugar.
Jugaban en todos los campos posibles, sobretodo en el parque contra los policías de la comisaría del barrio y en el campo del Boys Town Fc, un pequeño club del que tanto Bob como Skill Cole eran fanáticos.


En lo personal, Bob Marley se casó una vez, pero tuvo varias mujeres y un total de 16 hijos, era un personaje díscolo capaz de recibir la medalla de la Paz de Naciones Unidas, como de protagonizar altercados con tiroteos incluidos, unos como víctima previo a un concierto en el que reivindicaba los derechos igualitarios, y otros supuestamente como implicado, nunca se supo bien pero quedó reflejado en una canción “I shot the Sheriff”.
Donde quiera que actuaran Bob Marley & The Wailers, era seguro que se jugaría un partido de fútbol previo al concierto. Lo hicieron en Paris ante un combinado de periodistas y exjugadores y lo hicieron en Brasil, donde Alan Cole que para esa época ya era el manager del grupo, jugaba el campeonato brasileño con el Club Nautico Capibaribe.

En casa del cantante Chico Buarque, jugaron también otros músicos como Toquinho o Junior Marvin,
también jugó Paulo César Cajú, campeón del mundo con Brasil en 1970.
El equipo de Bob venció 3-0 y tanto el músico como el campeón del mundo marcaron.
Al acabar el partido Bob le dijo a Paulo César: “Soy fan de tu fútbol” y le recordó la que probablemente haya sido
la mejor selección de la Historia del fútbol “Pelé, Rivelino, Gerson, Tostao, Jairzinho…Brasil es mi equipo
A Jamaica le gusta el fútbol gracias a Brasil”. Paulo César le respondió “a mí me gusta tu música”.
Abrió una bolsa y le regaló una camiseta blanca con un 10 en la espalda. La camiseta de Santos, la camiseta de Pelé.

La carrera musical de Bob Marley fue corta pero amplia, (sé que tú amigo Mofly la conoces bien), pero no toca aquí analizarla. Entre premios, reconocimientos, discos de Oro, giras musicales y partidos de fútbol, la carrera musical
la detuvo un partido de fútbol.

En la gira de 1977, el grupo tocaba en Londres en Abril y como era normal se organizó un partido entre músicos y periodistas. Bob Marley era zurdo y jugaba de interior (como George Best) y en una jugada, un pisotón de un rival
le provocó una herida en el dedo gordo del pie, no se lo curó.
La herida sin curar unida al continuo roce del calzado derivó en un melanoma acral lentiginoso, los médicos le recomendaron una pequeña amputación, apenas una raspadura, pero el código rastafari se lo impedía.

El 20 de Septiembre de 1980, mientras tocaba la pelota con su inseparable amigo Alan Cole en Central Park,
Bob cae desmayado, el cáncer ya ha alcanzado los pulmones y el cerebro.
Acude entonces a la medicina moderna, pero ya es tarde y le vaticinan un mes de vida.
Bob Marley falleció el 11 de Mayo de 1981 en Miami y fue enterrado en Nine Miles.
En su tumba, sobre su cuerpo eligió llevarse para la eternidad su guitarra, una biblia rastafari, unos brotes de marihuana…….. Y un balón de fútbol.

En Kingston, en la Avenida Dr. Arthur Wint, la que lleva hasta el estadio nacional de Jamaica, podéis ver
a 300 metros de la entrada del mismo, que una estatua ve desde lejos todos los partidos de fútbol.

Bob Marley, el Rey del reggae se quedó a muy poco de ser futbolista.

PD: Mi amigo Mofly vive casi como Bob Marley, le gusta jugar al fútbol, casi fue músico y también le gusta… el Reggae.
José Angel Montes, socio y fundador de Estudios Pocos.

El Viejo Gasómetro

Publicado: 16 julio, 2011 en Curiosidades
Etiquetas:, ,

Es normal durante el transcurso de un partido de fútbol que un equipo pierda a un jugador, frecuente que un equipo pierda un partido, excepcional es que pierda la categoría,
e incluso raro que pierda el nombre.

Lo que no es normal, ni frecuente, ni excepcional, y ni siquiera llega a raro es que un equipo pierda su estadio.
El hecho por tanto podríamos calificarlo de insólito.
En la Avenida de la Plata, en Buenos Aires, cuando la hinchada de El Ciclón visita su lugar de ocio cada Domingo, en su lugar encuentran……….. Un Supermercado.

Es la historia del Club Atlético San Lorenzo de Almagro y el viejo Gasómetro.

San Lorenzo es un equipo bonaerense fundado en 1908, nacido gracias al sacerdote Lorenzo Massa que decidió hacer un equipo para ayudar a los chicos del barrio de Almagro. De ahí el nombre, aunque siempre haya estado en Boedo.

En 1916 se inauguró el estadio que daría cabida a los hinchas de San Lorenzo (los cuervos), como nunca tuvo un nombre oficial y dada su similitud con los grandes depósitos de gas licuado que se usaban en la época, se le conoció popularmente como El Gasómetro.

Durante décadas ha sido el templo de San Lorenzo, el sitio de alegrías y tristezas de los cuervos y de toda la hinchada del Ciclón en general, viendo como el club de sus amores, se convertía en el primer campeón invicto de Argentina, como ganaba varias ligas más, cómo se convertía en el primer equipo argentino en jugar la Copa Libertadores….
Grandes títulos y grandes jugadores:
Alfredo Carricaberry, René Pontino, Isidro Lángara, José Sanfilippo, Héctor Scotta, Ricardo Lavolpe…..

A finales de los años 70, la situación en Argentina no era nada fácil, exprimida por la dictadura militar que sacudía el país, Buenos Aires no podía ser más que el fiel reflejo de cuanto sufría el país.
El Brigadier Osvaldo Cacciatore había asumido la alcaldía de Buenos Aires (impuesto como no por el régimen), y decidió de cara al Mundial de fútbol de 1978, que debía mostrar “la cara buena” de Buenos Aires al resto del mundo.
Mientras el Norte de la ciudad era el centro de inversiones, el Sur era apartado de cualquier proyecto económico, y Cacciatore, decidió remodelar el Monumental de River Plate, y olvidar el Gasómetro que con capacidad para 75000 espectadores, era el estadio con más capacidad de Argentina.

Tras finalizar el Mundial, era hora de recuperar parte de la inversión realizada; en 1979 el Brigadier Cacciatore declaró una reordenación urbana con el fin de construir viviendas, expresando tajántemente la prohibición de su uso para fines comerciales y la zona elegida fue la gran manzana ubicada entre las calles Muñiz y Salcedo. Pero había un problema, entre esas calles estaba ubicado el Gasómetro.

El problema se resolvió en cuestión de horas. Se constituyó una sociedad fantasma que se haría cargo de los terrenos, y la alcaldía de Buenos Aires directamente se los expropió a San Lorenzo dándole a cambio 900.000 dólares.

El 2 de Diciembre de 1979 se jugó el último partido en el Gasómetro, 0-0 ante Boca Juniors.
El estadio inmediátamente fue demolido, pero pasó el tiempo y no se construyeron las viviendas.

2 años después, tras haber evitado el descenso en la temporada anterior y jugando como invitado en las canchas de Huracán, Atlanta y Vélez, San Lorenzo se convertía en el primero de los 5 grandes de Argentina en bajar de categoría.
Sólo jugó un año en la B, quedando campeón y estableciendo un récord anual de asistencia en sus partidos jugados
(incluída la primera división) que sigue vigente a día de hoy.

En 1983, se declaró una nueva ordenanza urbanística que autorizaba el uso de la explanada para fines comerciales,
y los terrenos se vendieron a la multinacional Carrefour por 8 millones de dólares.

En 1993, tras 14 años sin campo de fútbol se construyó el Estadio Pedro Bideguain, conocido popularmente como
El Nuevo Gasómetro (aunque nada tiene que ver, ni por la forma ni por capacidad, ni por la zona de ubicación).

San Lorenzo recuperó parte de su esplendor robado ganando el título en 1995, y repitiendo en 2001 (estableciendo
los récords de 13 victorias seguidas, y de 15 totales) y otro en 2007, a los que hay que sumarle de manera especial
la Copa Sudamericana lograda en 2002, ya que es el único equipo argentino que posee dicho título.

Desde el pasado mes de Abril de 2011, San Lorenzo y la alcaldía de Buenos Aires, mantienen reuniones para la devolución de los terrenos al club de Almagro.

Desde aquí no podemos sino seguir atentos y desearle un feliz regreso a Boedo, aunque el Ciclón nunca se ha ido de allí, el club tras 32 años de lucha sigue mantiniendo su sede en la Avenida de la Plata, y los Cuervos siguen celebrando sus alegrías en el mismo sitio que lo hacían sus viejos y sus abuelos.

Garrincha

Publicado: 2 diciembre, 2010 en Leyendas del Fútbol
Etiquetas:, , , ,


GARRINCHA
Manuel Francisco dos Santos (Río de Janeiro; 28 de octubre de 1933).
Es una de las grandes leyendas del fútbol, comúnmente denominado
(LA ALEGRÍA DEL PUEBLO), nació sambo y con su pierna derecha 6 cm más larga que la izquierda, además tenia la columna vertebral torcida y sufrió una poliomielitis, pero cabe destacar que esas mismas piernas son las que le ayudaron a confundir a sus rivales; a todo esto hay que añadir que fumaba desde los 10 años.
Rechazado con burlas cuando pasó por Vasco da Gama, América, Fluminense y Sao Cristovao, debutó con el Botafogo donde estuvo entre 1956 y 1964 ganando 3 ligas; en 1964 fichó por Corinthias, hasta 1969 que se fue a Flamengo, ya en su declive se fue a Francia al Red Star Paris en 1971 y en 1972 se marchó a Olaria, un club local donde se retiró.

Con Brasil jugó 3 mundiales (1958, 1962 y 1966) ganando los 2 primeros y formando parte de una de las más grandes delanteras que se recuerdan Pele, Didi, Vava, Garrincha y Zagallo.
Los médicos y psicólogos brasileños desaconsejaron a los técnicos que llevaran a Garrincha al Mundial de Suecia 58 porque tenia la mentalidad de un niño y parecía retrasado.
Fue durante este mundial cuando estando en Suecia compró un enorme radio, cuando lo llevó al vestuario,
su masajista le dijo que porque había comprado esa radio que sólo hablaba en Sueco si él no sabia sueco,
se lo vendió al masajista por un precio 4 veces menor al que le había costado.
Su gran momento le llegó en Chile 62. Con Pelé lesionado, Brasil le ganó 3-1 a Inglaterra en cuartos con dos goles de él, en semifinales 4-2 a los locales con otros dos goles de él y según él mismo “tres porque también contaba el botellazo que le cayó en la cabeza desde las gradas y que lo envió al hospital”.
Brasil terminó ganado ese Mundial y él fue proclamado Mejor Jugador del Mundo.
En su vida privada Garrincha era amante de la noche, el tabaco y el alcohol. Se casó tres veces y tuvo en total 36 hijos, de los cuales sólo reconoció a 9.
Casi todo lo que ganó lo invirtió en la bolsa y le dio a sus amigos las acciones para que se las manejaran porque él no sabia, Todos las dejaron perder y sólo cuando estaba en la quiebra le avisaron. Murió víctima del alcohol en la miseria de un hospital psiquiátrico el 20 de Enero de 1983, a los 49 años.
Uno de los psiquiatras reveló que a Garrincha lo que mas le dolió en su vida, era pensar que efectivamente había nacido de una relación de su hermana con su propio padre.
Nadie como Garrincha ha representado el fútbol samba.