Dixie Dean

Publicado: 7 noviembre, 2011 en Leyendas del Fútbol
Etiquetas:, , , , , , ,

Willian Ralph Dean nació el 22 de Enero de 1907 en Birkenhead, Inglaterra.
La precaria situación en su casa hizo que creciera rápido, demasiado rápido.
A los siete años de edad William se levantaba todos los días a las 4 de la madrugada para repartir leche, trabajo que compagina como todo niño
que era asistiendo a la escuela. “Mis únicos momentos de niñez, los tenía los viernes por la tarde, en el partido semanal que jugaba con los demás niños”.

A la edad de 11 años la situación se hizo aún más complicada para sus padres
y estos decidieron internarle en un colegio; fue el propio William quien eligió la
“Albert Memorial Industrial” porque había oído que tenía una escuela de fútbol.
Poco antes de internar en el colegio, su padre le llevó por primera y única vez a un partido de fútbol; en Goodison Park, el pequeño se enamoró del Everton.

A los 14 años dejó el colegio para ser aprendiz ferroviario, como su padre, como su abuelo, pero Willian escogió el turno de noche; en ese turno se trabajaba menos y además los trabajadores organizaban partidillos nocturnos.
Entre sus compañeros ferroviarios llamó la atención su pelo rizado y su piel morena, y pronto le apodaron “Dixie”,
en alusión a los esclavos negros de América del Sur. Apodo que nunca fue de su total agrado.

Con 16 años empezó a jugar para el Tranmere Rovers en tercera división, pero una extraña lesión hizo que apenas jugara 3 partidos en su primera temporada y con tan poco aprendizaje no anotó ningún gol.
La lesión por extraña que parezca fue una brutal patada que dejó a Dixie para toda la vida sin uno de sus testículos.
En su segundo año llevaba 27 goles en 27 partidos y esto hizo que media Inglaterra se interesara en su fichaje,
pero él como le había dicho aquel día a su padre: “algún día jugaré para este equipo” solo tenía ojos para el Everton.
Con la temporada aún sin acabar Dixie Dean cruzó el río Mersey con destino a Goodison Park donde marcaría 2 goles en sus 7 primeros partidos en primera división.
La siguiente temporada jugándola ya al completo con el Everton, Dixie Dean marcó 32 goles.

Ya era conocido en toda Inglaterra aquel jugador de piel oscura que las remataba todas de cabeza y que tenía en su pierna derecha un arma letal contra la portería contraria.
21 goles en 27 partidos llevaba en Junio de 1927 el día que salió a pasear con su motocicleta cuando la desgracia se abalanzó sobre él.
Del accidente se llevó una fractura de mandíbula, otra de cráneo y heredó una placa de metal en la frente.
Seis días en coma en los que los médicos temieron por su vida. “No creemos que vuelva a jugar”.

Dixie Dean sorprendentemente hizo la pretemporada con el Everton, aquellas madrugadas cargando bidones de leche
cuando aún era un niño habían fortalecido mucho su cuerpo, pero tras el accidente Dixie Dean ya no fue el mismo…. Fue mejor.

La temporada 27/28 acabaría marcando 60 goles en 39 partidos de liga (récord absoluto de la historia del fútbol),
para darle al Everton la tercera Liga en su haber. También ganaría la Charity Shield (antigua Community o Supercopa).
Entretanto ya le había llegado la llamada de la selección donde acumulaba 17 goles en 13 partidos.
En las tertulias futbolísticas se decía que con la placa que llevaba en la frente remataba con mucha más potencia de lo habitual….. cosas de las tertulias.

Las tres temporadas siguientes tuvo que aprender a convivir con las lesiones y a ir saliendo de las convocatorias Pross,
aún así marcó 26 goles en la primera, 23 más el año del descenso, 39 en segunda para devolver al Everton a su lugar
y con otros 45 goles conseguir una nueva Liga en 1932. Nuevamente se harían con la Charity Shield.

La final de Fa Cup de 1933 (Everton 3 – Manchester City 0) forma parte de la historia del fútbol, y es que en dicho partido se decidió por primera vez que los jugadores debían llevar un número visible a modo de identificación.
Así pues los Toffes jugarían con los dorsales del 1 al 11 y los Citizens del 12 al 22.

El 29 de Abril de 1933 a Dixie Dean le tocó en suerte el 9 y como era normal, metió uno de los goles en la final.
Desde ese día, hay una norma no escrita en el fútbol que indica que el delantero centro llevará el número nueve.

Dixie Dean continuó marcando goles con el Everton hasta 1938, finalmente se retiró en el Notts County en 1939.

Poco antes de abandonar el Everton cuando ya su carrera apuntaba hacia abajo, en pleno partido un aficionado se acercó a la banda y le gritó “ya no eres nadie, ahora te devolvemos a tu condición de mestizo”, Dixie en una maniobra “a lo Cantoná” se fue hacia el aficionado y del puñetazo que le dio le hizo subir dos filas en la grada; el policía que acudió a la trifulca no socorrió al que clamaba auxilio, se acercó al nueve y le dijo: “Bien hecho muchacho”.
Hay que destacar que en toda su carrera Dixie Dean nunca fue expulsado, ni siquiera amonestado.

Cuando se retiró, acumulaba 349 goles en 399 partidos con el Everton y 18 en 16 partidos con Inglaterra.
En total anotó 425 goles en 489 partidos.
– 37 hat-tricks conseguidos en primera división.
– 9 veces máximo goleador de la Liga Inglesa.
– 7 veces mejor jugador de Inglaterra.
– 2º máximo goleador de la historia de la Liga Inglesa.
– Trofeo especial “Sunday Pictorial Trophy” por anotar 60 goles en una temporada.
– Medalla honorífica “Lewi´s” por anotar 200 goles en 199 partidos.
– Es uno de los 22 futbolistas que incluyeron en el museo de la fama de Inglaterra, inaugurando la sección de fútbol.

La lejanía en el tiempo hace que no conozcamos mucho a este jugador, pero en su época era tan conocido que durante la Segunda Guerra Mundial, un soldado Italiano hecho prisionero, no tuvo mejor expresión hacia sus captores Ingleses que dedicarles un “fuck your Winston Churchill and fuck your Dixie Dean”.

Una vez retirado como profesional, Dixie Dean se alejó del mundo del fútbol, regentó un Pub en Chester y solo se le veía cuando acudía como un aficionado más a los partidos que el Everton jugaba como local.

Con la muerte de su esposa cayó en una terrible depresión, situación que se agravó aún más cuando sufrió la amputación de su pierna derecha a causa de una trombosis. Cerró el pub y apenas salía de su casa llegando incluso a tener que ser ayudado económicamente por el Everton debido a su situación.

El 1 de Marzo de 1980, se disputaba el derby de Merseyside y Dixie Dean acudió a su silla habitual para ver el partido. Con suerte si ganaban quizás impedirian otra Liga más para los Reds, pero ése Kenny Dalglish le recordaba tanto a él…
Llegó al estadio, tomó asiento, se quedó viendo el partido y nunca más se levantó; se quedó en su casa para siempre.

En Goodison Park, el estadio de fútbol más viejo del mundo, junto a una de las puertas de acceso hay una estatua que saluda a todo el que se acerca, la estatua está adornada por una reja perfectamente alineada por 60 círculos.
Al pie de la misma, grabado sobre la piedra hay un lema: “Dixie Dean: Footballer, Gentleman, Evertonian”.

Dixie Dean. El primer nueve de la historia.

Anuncios
comentarios
  1. Jose Luis Bejarano dice:

    Po yo no se si la placa le ayudaba a rematar de cabeza, pero lo mismo le ayudaba a no tener que ponerse esos pañuelos amarrados que se ponían en la frente en esa época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s