Duncan Edwards

Publicado: 25 marzo, 2011 en Leyendas del Fútbol
Etiquetas:, , ,

Duncan Edwards nació el 1 de Octubre de 1936 en Dudley, Inglaterra, famoso por formar parte de la gran generación del Manchester United conocida como los Busby Babes, en Munich dejó de ser famoso y pasó a ser Leyenda.

Duncan creció en el pequeño distrito de Woodside, un barrio en pésimas condiciones que fue demolido y rehabilitado como lugar de viviendas sociales, pero Woodside era una zona plagada de fábricas, y esto permitió a su padre ahorrar algo de dinero para trasladar a la familia a una zona más noble, así Duncan, pudo asistir a la escuela y hacer lo que más le gustaba: ser un gran bailarín de Morris y jugar al fútbol en sus tardes libres.
Con apenas 10 años, el joven Duncan ya destacaba en la escuela de fútbol de Dudley; eran tiempos de bonanza para la familia Edwards, y decidieron ampliarla con un miembro más, pero la pequeña Carol Anne, murió a las 14 semanas de vida, un duro golpe que hizo a Duncan madurar muy pronto y crear un fuerte vínculo con sus padres.

Duncan siguió jugando y destacando tanto en los equipos de distrito, como en las escuelas de fútbol a las que asistía, y con 12 años ya atrajo la mirada de Jack O’Brien, ojeador del Manchester United y que rápido avisó a Matt Busby:
he visto hoy a un niño de 12 años que merece especial observación. Su nombre es Duncan Edwards, de Dudley.

El pequeño Duncan terminaría su aprendizaje escolar en las escuelas de Birmingham primero y Wolverhampton después, lo que hizo creer a los Wolves que el pequeño genio jugaría para ellos, pero para esa fecha ya estaban bien avisados los otros grandes clubes de la época, sobretodo el Aston Villa y Manchester United.
En cuanto cumplió los 15 años, comenzó una lucha entre los 3 equipos por hacerse con los servicios de la perla de Dudley, al final fue el Man_U el que convenció a la familia Edwards y le fichó como aficionado el 2 de Junio de 1952, en una contratación no exenta de polémica, ya que según los Wolves lo habían fichado como profesional, antes de que cumpliera los 16 años, que era la edad mínima reglamentaria para jugar en la Premier, e incluso indicaron que habían convencido al padre con dinero para que fichara con ellos, pero Duncan indicó que siempre había querido jugar en el Manchester, del que su padre, era un gran hincha.

Duncan hizo las maletas y se fue a Manchester, y en cuanto llegó hizo dos cosas: empezó a jugar en el juvenil y se puso a estudiar para carpintero, por si no resultaba aquella aventura del fútbol.

Ya como jugador, comenzó la temporada 52/53 en las filas del juvenil entrando poco a poco en las convocatorias,
y en unas semanas ya se había hecho un fijo en las alineaciones titulares.
Quedaban pocos aficionados ya, que no hubieran escuchado hablar del joven que había llegado de Dudley, y que asombraba en cada partido jugado con el juvenil, y Matt Busby, le dio la oportunidad de jugar con el primer equipo.
Duncan empezó a batir todos los records.

El 3 de Abril de 1953, debuto en 1ª división frente al Cardiff, el United perdió 4-1, pero Duncan se convirtió a sus
16 años y 185 días, en el jugador más joven en debutar en la Liga Inglesa.
Volvería su sitio en el filial para proclamar al Manchester campeón de la F.A Cup Juvenil.
La Temporada 53/54 ya sería otra cosa, inmerso aún en las filas del filial, acabaría la temporada jugando un total de 24 partidos, pero Duncan conocedor de sus orígenes humildes, pidió volver al juvenil para ayudar a sus compañeros a ganar por segundo año seguido la FA Cup Juvenil.
Entretanto había ascendido de forma meteórica en la selección Inglesa y ya era partícipe de la selección sub-20, incluso fue llamado para jugar con la absoluta, pero el día que fueron a valorarlo, no hizo un buen partido contra el Arsenal y fue descartado.

En el verano de 1954, se decidió que Duncan ya era un fijo para el United, y éste se hizo dueño del centro del campo de los Red Devils. Todos sus compañeros se rindieron ante la grandeza de un niño, un niño que sobre el campo les mandaba, les corregía y les ordenaba en sus posiciones, pero sobretodo jugaba, cómo jugaba el pequeño Duncan…..
Terminó la temporada jugando un total de 36 partidos y anotando 6 goles.
La Selección Inglesa, le hizo debutar antes de que terminase la Liga, fue el 2 de Abril de 1955 ante Escocia y Duncan se convirtió en el jugador más joven en debutar con los Pross.
Pero antes de que terminase la temporada, Matt Busby se dio cuenta de que Duncan estaba todavía en edad juvenil, lo mandó a jugar la final de copa, y el Manchester juvenil, venció por tercer año consecutivo la FA Cup.

A finales de 1955, él y Bobby Charlton, fueron llamados al servicio militar, y aunque les daban permisos para jugar todos los fines de semana, también les hacían jugar partidos con el equipo del ejército, con lo que ambos acabaron la temporada con más de 100 partidos jugados.
Duncan a pesar de estar 2 meses de baja por culpa de la gripe, jugó 33 partidos contribuyendo a que el Manchester ganara la Liga en 1956 por delante del Wolverhampton, y se convirtiera en el primer equipo Inglés en jugar
la Copa de Europa, ya que el año anterior, en la 1ª edición, la Federación Inglesa no quiso inscribir al Chelsea
“en ese nuevo torneo que habían creado en Europa”.

La temporada 56/57, fue mejor que la anterior, en liga repitió título, ésta vez frente al Tottehnham, en FA Cup llegaron a la final, pero el Aston Villa le privó de ganar la competición más antigua del Mundo y en la Copa de Europa tras eliminar al Anderlecht con record incluido 10-0, al Borussia Dortmund y al Athletic de Bilbao, sólo el laureado
Real Madrid de las 5 Copas de Europa, pudo apartarle de la gran final europea.

En 1958, parecía que todo sería todavía mejor, en plena lucha con los Wolves por la Liga, clasificados otra vez para la final de la FA Cup, y en semifinales de la Copa de Europa, llegó la tragedia de Munich; y aunque intentó no rendirse, aunque luchó con todas sus fuerzas y aunque esperaba la hora del partido contra los Wolves, Duncan no aguantó las heridas provocadas por el accidente y falleció el 21 de Febrero.
Sus restos descansan en Dudley, donde una gran estatua en su honor preside la principal avenida de la ciudad.

En apenas 5 años como profesional, dejó para el registro 177 partidos con el Manchester anotando 21 goles,
en la selección jugó un total de 18 partidos y marcó 5 goles.
Dejó tras de sí varios records:
– Jugador más joven en debutar en Liga Inglesa (aún vigente).
– Jugador más joven en debutar con la Selección Inglesa (este record lo rebajarían primero Michael Owen, y más tarde Wayne Rooney y Theo Walcott).
– Máxima goleada en Copa de Europa (superado en 1974 por el 11-0 del Dinamo de Bucarest al Crusadres).

Dicen de él, que es el mejor jugador de la historia nacido en las islas británicas.
El escocés Tommy Docherty preguntado tras el Mundial de 1958 dijo:
“Muchos hablan de Pelé. Esos no vieron jugar a Duncan Edwards”.
Sir Bobby Charlton lo definió así: “Era bueno con la izquierda, bueno con la derecha, capaz de desplazar el balón de un extremo al otro del campo con lo que pesaban los balones de la época y ponértela en el pie. Es el único jugador ante el que me he sentido inferior”.

En la iglesia de Dudley, no hay angelitos adornando sus ventanas, Duncan Edwards preside sus vitrales.


Duncan Edwards. “The Big Dun”.

Anuncios
comentarios
  1. josamotril dice:

    y yo que me creía que sabía bastante de fútbol y nunca había oído hablar de este tipo. Joder qué bueno que era ¿no?
    gracias Kinette. Y para tus frases de fútbol, una del “Pichiniqui”, entrenador de las peñas de Motril.
    Su equipo no jugaba una mierda (con perdón) sin tactica alguna. Eran tipos que se reunían un sábado para echar un buen rato de fútbol, pero cuando su equipo marcaba e iba ganando, salía del vestuario y gritaba: “¡A LA MIERDA EL FÚTBOL BONITO. BALONES A LA OLLA” como entenderás los que estábamos en el viejo Escribano Castilla nos moríamos de risa.
    Un abrazo monstruo

    • Kynette dice:

      Gracias a tí Josa.
      Duncan Edwards, es uno de los grandes desconocidos del fútbol, lamentablemente no llegó al Mundial del 58 en una generación que luego ganó el de 1966. Desde luego los que le vieron hablan maravillas de él, aunque aquí creo yo que Bobby Charlton no quiso acordarse de George Best. Cosillas de celos supongo.
      Lo del “Pichiniqui” muy bueno eh, me lo apunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s