El Gol del cojo

Publicado: 4 febrero, 2011 en Curiosidades
Etiquetas:

Si empezamos hablando de Puzach y Serebriniakov, probablemente no sepamos de qué jugadores hablamos, pero pasaron a la historia como los primeros en algo.

Es normal durante el progreso de un partido, ver sustituciones en ambos equipos, bien porque los entrenadores no están contentos con el juego, por alguna lesión, para dar descanso o simplemente para perder tiempo.
Pues bien, no siempre fue así.

La Internacional Board, incluye en el reglamento del fútbol la sustitución de jugadores con motivo del Campeonato Mundial de 1970.
El 31 de Mayo de 1970, durante el México-URSS y en el mítico Estadio Azteca, Puzach y Serebriniakov, se convirtieron en el primer sustituto y sustituido de la historia del fútbol.

Hasta entonces, era normal que sin haber expulsiones, alguno de los 2 equipos
(o ambos), acabaran el partido con 10 jugadores sobre el terreno de juego.
Si la lesión no era muy grave, se podía ver al lesionado en cuestión deambular por el campo para molestar al contrario.
No era conveniente mandarlo a la retaguardia, ya que impediría cualquier fuera de juego del rival, y en el centro del campo puede que algún compañero intentase jugar con él, arriesgando a todo el equipo a una posible pérdida de balón, con inmediato contragolpe rival de conocidas consecuencias.
Así pues, se decidió que en punta, era donde menos molestaba.
En raras ocasiones, podía verse al jugador mermado, sobretodo en jugadas a balón parado, aprovecharse de la escasa atención que le prestaban los contrarios para conseguir rematar a gol.
Nació la picaresca.

De vez en cuando, si el partido estaba muy trabado, ocurría que algún jugador simulaba una lesión y amenazaba con irse, pero ante la insistencia de su entrenador, se colocaba en uno de los extremos no muy cercano al área contraria.
Cojeaba, se agachaba y no disputaba ningún balón mediado.
Pero una vez que se había ganado la “confianza” del defensa rival, el jugador “mermado” pedía la pelota y sorprendía a toda la zaga contraria. Unas veces era gol y otras no.
Tal era el desconcierto ante esta jugada, que incluso alguna vez, un jugador simulaba una lesión con el simple propósito de arrastrar a un contrario hacia el extremo del campo y así dejar a la zaga rival con un defensa menos,
lo que era aprovechado por sus compañeros más habilidosos para lanzarse al ataque.
Todo un consumado especialista, era José Juncosa Bellmunt; el jugador del Atlético de Madrid, se convirtió en un experto en marcar el llamado “gol del cojo” y aunque era conocida su virtud, tal era su destreza en el arte de la interpretación que sus rivales picaban una y otra vez ante la misma jugada.

Uno de los últimos jugadores al que se ha visto realizar dicha acción, ha sido Sergio “el Kun” Agüero.

Pd: Agradecimientos a mi amigo Luiyi, por cederme un dibujo para esta historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s