Los números de 2011

Publicado: 2 enero, 2012 en Actualidad

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 18.000 veces en 2011. Si fuese un concierto en la Ópera, se necesitarían alrededor de 7 actuaciones agotadas para que toda esa gente lo viera.

Haz click para ver el reporte completo.

Marcel Domingo

Publicado: 14 diciembre, 2011 en Leyendas del Fútbol
Etiquetas:, , , ,


Dedicado a mis amigos José Luis y Juan Antonio Tafur.

Marcel Domingo Algarra nació el 15 de Enero de 1924 en
Salin de Giraud, Arlés (Francia), pero antes de nacer ya tenía marcado su futuro: sería un trotamundos del fútbol.
Lo de viajar lo heredó de sus abuelos, emigrantes españoles que en tierras francesas lograron el bienestar que tanto escaseaba entonces. Pudo nuestro protagonista haber nacido en Orán (Argelia) como lo hicieron sus hermanos, pero quiso el destino situarlo en Europa.
Lo de su afición por el balompié directamente la traía impresa
en su partida de nacimiento: Domingo, día de fútbol.
Empezó su carrera en categorías inferiores defendiendo la portería del Arlés Avignon y a los 21 años fichó por el Niza.
Un año duró Marcel en el equipo de la costa porque en su trayectoria se cruzó un grande.

Helenio Herrera era entrenador del Stade Francais y estaba muy atento a las evoluciones de un joven portero que las atajaba con las manos desnudas, pero en plena guerra no eran fáciles los fichajes y mucho menos los desplazamientos. Aprovechó el mago que el Niza jugaba en Lyon para montarse en un tren de prisioneros, camuflado entre los enfermos logró llegar a la estación Lyonesa. Tuvo suerte Helenio porque el Niza no había encontrado hotel y los jugadores estaban durmiendo en un coche-cama situado en la misma estación.
Allí, en un vagón de tren, Helenio Herrera hizo su primer gran fichaje, Marcel Domingo.

Tres años estuvieron juntos portero y entrenador en el equipo parisino, hasta que en 1948 jugaron un amistoso en el Metropolitano. Los dirigentes del Atlético de Madrid quedaron tan impresionados con el juego del equipo francés, que no lo dudaron y ficharon a sus dos mejores jugadores: Marcel Domingo y Ben-Barek, a los que un año más tarde se uniría el propio Helenio Herrera.
Aunque Marcel no tuvo fácil su llegada a Madrid, tras un largo viaje en un Citröen 2CV desde Paris, al llegar a la frontera española le negaron el paso por su procedencia francesa. Menos mal para Marcel que entre los dirigentes del Atlético había un General español que a su vez era Ministro. Si no es por aquello se nos hubiera privado de una de las carreras más fructíferas que han pasado por nuestro fútbol.

En las tres temporadas que coincidieron en el equipo madrileño, junto a otros que ya estaban allí como Aparicio, Vidal, Escudero y Juncosa (aquel que metía como nadie el gol del cojo) consiguieron dos títulos de Liga para los colchoneros. A título individual, Domingo se hizo con el trofeo Zamora de 1949.

El Verano de 1951 Marcel Domingo tuvo que abandonar el club por aquella norma que indicaba que ningún equipo podía tener a más de tres jugadores extranjeros en nómina.
Marcel recordaba aquel día como “el día más triste de mi carrera deportiva”.
Retornó a sus orígenes y con el Niza ganó la Liga y la Copa de 1952.
Otra vez regresó Marcel a España para defender durante cuatro años la portería del Español (otra vez trofeo Zamora en 1953), para volver una vez más a Francia, donde se retiró en 1958 tras dos años en el Olympique de Marsella.

Se retiró con 2 Ligas y 2 trofeos Zamora en España y 1 Liga y 1 Copa en Francia, pero nos regaló algo que más tarde hiciera famosos a muchos porteros: Marcel Domingo fue el primer cancerbero en utilizar camisetas de colores, su preferida la amarilla, con ella decía que despistaba a los delanteros y la verdad es que no le fue nada mal al guardameta francés.

Ya dijimos al principio que Marcel sería un trotamundos y que llevaba marcado “el gusanillo” del fútbol en sus venas, así que no se retiró del todo: cambió la portería por otra más pequeña y más difícil de defender, el banquillo.

Empezó su andadura en los banquillos en 1958 haciéndose cargo del Español, luego vendrían Las Palmas,
Lleida y Pontevedra, al que logró ascender a primera división.
En 1966 fichó por el Córdoba. Dos temporadas estuvo Domingo en el cuadro andaluz al que logró mantener
en ambas ocasiones en la máxima categoría, lo consiguió con bastantes problemas.
Varios meses llevaban los jugadores cordobesistas sin cobrar el día que Marcel Domingo se topó con otro ilustre cordobés.

Manuel Benítez “El Cordobés” jamás pudo conseguir el sueño de ser futbolista y le propuso al técnico Galo que le fichara para el equipo blanquiverde. En una ligera reunión se acordaron los términos y el torero pasaría a formar parte de la plantilla para jugar entre 2 o 3 partidos amistosos, a cambio donaría al Córdoba 1 millón de las antiguas pesetas con las que el club podría sufragar su deuda con la plantilla. El acuerdo fue casi total, pero la tercera parte se negó.
La tercera parte como podéis imaginar era el presidente de la entidad, que ante el miedo o el celo de que el afamado torero le quitase el protagonismo, se negó en rotundo a tal convenio.
Así pues, nunca hubo tal torero-futbolista y nunca saldó el club su deuda, pero sé de buena fuente que el contrato existió y está guardado a buen recaudo.
La historia terminó con la salida de varios jugadores y el propio técnico en el verano de 1968, y el posterior descenso del Córdoba a segunda división un año más tarde.

Marcel Domingo entrenó durante una temporada al Granada C.F. y su buena temporada en “el graná” provocó el regreso del técnico al club del Manzanares y lo primero que hizo el avispado francés fue acabar con la hegemonía del Real Madrid en la Liga Española.
Campeón de Liga en la temporada 68/69 con un equipo en el que destacaban entre otros Adelardo, Calleja, Ufarte, Gárate, Irureta, Iribar o Luis Aragonés. Los que lo vieron cuentan que jugaba de maravilla aquel equipo, normal teniendo en cuenta quién fue el primer maestro del inventor del contragolpe… le entrenó Helenio Herrera.

¿Acaso lo dudábais?
Aquel año Luis Aragonés aprendió a jugar a la contra, y su propulsor claro está, Marcel Domingo.

Tres años dirigió al Atlético de Madrid, y otros tres al Málaga, luego vendrían Elche, Burgos, Valencia, otra vez At. Madrid, Niza, Betis, Mallorca, Nimes y al fin retirarse en 1986 en su Arlés Avignon donde todo empezó en 1944.
En 1989, tres años después de retirarse fichó por el Hércules pero apenas estuvo varios partidos y guardó la libreta.

Tras tantos años en los banquillos, es normal que se dieran situaciones de todas las maneras posibles, unas mejores y otras peores como es habitual.

En la época que dirigió al club malacitano, tuvo el mister que lidiar con una de las peores.
Sebastián Viberti era un ídolo en Málaga, pero en el ocaso de su carrera era más su influencia en el vestuario que su aporte sobre el terreno de juego. Marcel Domingo buscó una salida del club con destino al Sevilla, pero el presidente le negó el traspaso y tras soportarse mutuamente jugador y técnico durante los dos primeros años, se buscó en 1974 una salida para el astro argentino. Rafael Serrano, no perdonó al entrenador que hubiera forzado la salida de su estrella, y unos días antes de la navidad del mismo año, despidió al técnico.
Se da la curiosa circunstancia de que Presidente y Entrenador eran cuñados.

Durante su etapa en Nimes, tampoco lo tuvo fácil ya que si algo caracterizó a Marcel Domingo durante toda su carrera, era su carácter en su trabajo: nunca permitió a un dirigente que se entrometiese en su labor; y eso fue lo que le ocurrió allí. Jean Busquet (una especie de Jesús Gil francés) bajó un día al vestuario para reprocharle a Domingo su esquema y los jugadores que utilizaba, y Marcel Domingo con la plantilla como testigos, echó al dirigente del casetón y le cerró la puerta en la cara. No pudo soportar Busquet tal ofensa, así que el Presidente del Nimes, Alcalde de la misma ciudad, y fundador-propietario de Cacharel, destituyó a Marcel de sus funciones.

Una vez le preguntaron a Marcel Domingo que entre todos los dirigentes que había tenido en su trayectoria,
¿a quién destacaba como el mejor?, Sin dudarlo respondió: “el mejor fue Laredo, porque no tenía ni idea de fútbol”.

Antonio Martínez Laredo era presidente del Real Burgos C.F, aunque vivía en Madrid atendiendo sus negocios.
Socio del Real Madrid, Laredo utilizaba su cargo para relacionarse y algún día optar a la presidencia del club blanco.
De vez en cuando visitaba Laredo las instalaciones del Burgos, y como lo más preocupante para el presidente era lo económico, a cada visita solía recortar la nómina de empleados con algún despido.
Marcel Domingo además de entrenador, hacía las funciones de gerente deportivo y a cada despido “imprudente” de Laredo, contestaba el francés destacando la importancia de aquel empleado.
El Burgos de la temporada 76/77 se convirtió en lo que se llama un “mata-gigantes”, tierra fría la burgalesa, a lo que se unía el “regular” estado de su terreno de juego. Ninguno de los equipos importantes venció en el Plantío aquella temporada. Tras el partido contra el Madrid, el club merengue reprochó que el campo estuviera embarrado por la excesiva labor de regadío del encargado del césped, Laredo al oír las críticas despidió al empleado; y al rescate tuvo que acudir una vez más Marcel Domingo “Pero presidente, ¡que hemos ganado!, ¿cómo va usted a despedirlo?”
Y el empleado fue readmitido de nuevo. Cuántos jornales salvó el bueno de Marcel…

Fue precisamente esa temporada 76/77 en la que se llegó al final de la misma con Barcelona y At. Madrid luchando
por el título, a falta de varias jornadas, al Barcelona le tocó visitar el plantío.
Ganaba 1-0 el Burgos, cuando Johan Cruyff simuló un penalti con el que engañó al árbitro Fernández Quirós.
Cruyff tuvo la opción de darle el triunfo al Barça, pero su lanzamiento acabó en el poste, aquello unido a la victoria
del atlético frente al Betis, prácticamente descartaba a los blaugranas del título y daba la permanencia al Burgos.
El público celebró la victoria con una invasión de campo, y allí estaba Laredo bandera en mano como un aficionado más; en un momento de éxtasis le dijo el presidente al entrenador “qué cabrón el árbitro, ¿qué hago Marcel, qué hago?” “Dele usted con un palo, señor Laredo” dicho y hecho. Laredo que cubría su calva con un gorro de astracán, se abalanzó sobre el colegiado, pero fue tanto su ímpetu que por el camino perdió el sombrero dejando lucir su cara. Seis meses de sanción le cayeron al señor Laredo por agresión al trencilla.

Hay que destacar que aquel año, Marcel Domingo dio a conocer a un joven malagueño al que despidieron del
At. Madrid por una fractura en la pierna. Marcel le enseñó, y aquel joven se hizo grande, su nombre: Juan Gómez, “Juanito”.

Marcel Domingo se retiró del fútbol con 457 partidos dirigidos en primera división, lo que le convierte en el 8º entrenador con más partidos, y el 2º extranjero sólo superado por John Benjamín Toshack, si bien hay que recordar que también dirigió a varios equipos en segunda, y que esos partidos no computan para el ranking.

Marcel Domingo falleció el 10 de Diciembre de 2010 en Arlés, aunque su cuerpo descansa en Madrid.
La ciudad que tanto le dió, la ciudad que tanto le quitó.

Hace ahora un año que el técnico francés nos dejó, que nos dejó a todos sabiendo mucho más de fútbol….

Marcel Domingo. “40 años tras los montes”.

Agradecimientos especiales:
– A Marta Tafur, sin ella no hubiera sido posible esta historia.
– A Doña María Rosa Tafur, por su amabilidad al cedernos tantos detalles y por la especial atención prestada.

Hasta otra Sócrates

Publicado: 4 diciembre, 2011 en Actualidad
Etiquetas:, , , , , ,

Triste noticia la que hemos recibido el día de hoy, Sócrates ha fallecido a los 57 años, el Doctor nos ha dejado.
El futbolista no ha podido superar sus graves problemas de salud, y el enésimo contratiempo, esta vez ha sido una infección intestinal, ha empeorado su más que frágil estado y el jugador ha dicho basta.
La noticia, por más esperada que fuese dada su delicada salud en los últimos meses, ha sobrecogido al mundo del fútbol y a los aficionados al Corinthians en particular.

Se da la circunstancia de que precisamente esta noche, el Timáo, el equipo de sus amores puede convertirse en campeón del Brasileirao, un empate ante Palmeiras es suficiente para hacerse con el título frente al otro aspirante,
Vasco da Gama.

Sócrates el doctor (licenciado en medicina), era un futbolista atípico en casi todos los sentidos.
Fumador y bebedor desde que se le recuerde, no quiso jugar al fútbol de forma profesional hasta acabar con sus estudios; lejos de ser políticamente correcto, se implicaba en los problemas de la sociedad, pero en el terreno de juego era todo elegancia; con sus 1,91m de altura lo más sorprendente no era ver su capacidad para ver el juego de espaldas, o su facilidad para controlar el balón, lo más sorprendente es que hiciera todo eso calzando un 37 como número de pie.

Sócrates, el más mediático de una generación, el jugador que con su revolución corinthiana provocase el fin de la dictadura militar en Brasil, el experto que tiraba los penaltis de tacón, uno de los integrantes de la mejor selección de fútbol “no campeona” de la historia, aquella que enamoró a todos los aficionados en los Mundiales de 1982 y 1986,
nos ha dicho adiós, pero nos regaló tanto que no le diremos adiós, si no un hasta siempre y gracias por todo craque.

Para sempre Sócrates, Para outro Doutor.
A mí me enganchaste.

La mañana de hoy se ha transformado en uno de esos días negros para el fútbol.
El seleccionador Galés Gary Andrew Speed ha aparecido ahorcado en su domicilio.

La hipótesis del suicidio es la que más fuerza ha tomado en los primeros instantes de la triste noticia, pero a la espera de una notificación oficial, no queremos entrar a valorar las posibles causas.

Gary Speed será recordado entre otras cosas por ser el segundo jugador con más partidos en la era Premier League (535 partidos) sólo superado por David “Calamity” James.
Pero los aficionados más puristas, recordarán que Gary Speed, formó parte del último gran éxito del Leeds United.
El título de campeón de la Premier League 1991/92, acompañado entre otros por Éric Cantoná.

Gary Speed debutó en Liga Inglesa en 1988, y tras pasar por Leeds, Everton, Newcastle, Bolton, en 2010 decidió colgar las botas en el Sheffield United haciéndose cargo del banquillo.

Su último gran éxito, ha sido precisamente desde el banquillo, dirigiendo a una selección de Gales encuadrada en un grupo con Inglaterra, Montenegro, Suiza y Bulgaria. Desde la llegada del técnico, la débil selección Galesa experimentó una notable mejoría y gracias como no, a la aportación de jugadores como James Collins, Aarón Ramsey, Craig Bellamy o Garteh Bale, apunto estuvo de dar la campanada en la fase de clasificación para la Eurocopa.
Lo que sí consiguió fue recuperar la ilusión de un país por su selección.

Nuestro más sentido pésame a familiares y amigos de Gary Speed. Descanse en paz

Willian Ralph Dean nació el 22 de Enero de 1907 en Birkenhead, Inglaterra.
La precaria situación en su casa hizo que creciera rápido, demasiado rápido.
A los siete años de edad William se levantaba todos los días a las 4 de la madrugada para repartir leche, trabajo que compagina como todo niño
que era asistiendo a la escuela. “Mis únicos momentos de niñez, los tenía los viernes por la tarde, en el partido semanal que jugaba con los demás niños”.

A la edad de 11 años la situación se hizo aún más complicada para sus padres
y estos decidieron internarle en un colegio; fue el propio William quien eligió la
“Albert Memorial Industrial” porque había oído que tenía una escuela de fútbol.
Poco antes de internar en el colegio, su padre le llevó por primera y única vez a un partido de fútbol; en Goodison Park, el pequeño se enamoró del Everton.

A los 14 años dejó el colegio para ser aprendiz ferroviario, como su padre, como su abuelo, pero Willian escogió el turno de noche; en ese turno se trabajaba menos y además los trabajadores organizaban partidillos nocturnos.
Entre sus compañeros ferroviarios llamó la atención su pelo rizado y su piel morena, y pronto le apodaron “Dixie”,
en alusión a los esclavos negros de América del Sur. Apodo que nunca fue de su total agrado.

Con 16 años empezó a jugar para el Tranmere Rovers en tercera división, pero una extraña lesión hizo que apenas jugara 3 partidos en su primera temporada y con tan poco aprendizaje no anotó ningún gol.
La lesión por extraña que parezca fue una brutal patada que dejó a Dixie para toda la vida sin uno de sus testículos.
En su segundo año llevaba 27 goles en 27 partidos y esto hizo que media Inglaterra se interesara en su fichaje,
pero él como le había dicho aquel día a su padre: “algún día jugaré para este equipo” solo tenía ojos para el Everton.
Con la temporada aún sin acabar Dixie Dean cruzó el río Mersey con destino a Goodison Park donde marcaría 2 goles en sus 7 primeros partidos en primera división.
La siguiente temporada jugándola ya al completo con el Everton, Dixie Dean marcó 32 goles.

Ya era conocido en toda Inglaterra aquel jugador de piel oscura que las remataba todas de cabeza y que tenía en su pierna derecha un arma letal contra la portería contraria.
21 goles en 27 partidos llevaba en Junio de 1927 el día que salió a pasear con su motocicleta cuando la desgracia se abalanzó sobre él.
Del accidente se llevó una fractura de mandíbula, otra de cráneo y heredó una placa de metal en la frente.
Seis días en coma en los que los médicos temieron por su vida. “No creemos que vuelva a jugar”.

Dixie Dean sorprendentemente hizo la pretemporada con el Everton, aquellas madrugadas cargando bidones de leche
cuando aún era un niño habían fortalecido mucho su cuerpo, pero tras el accidente Dixie Dean ya no fue el mismo…. Fue mejor.

La temporada 27/28 acabaría marcando 60 goles en 39 partidos de liga (récord absoluto de la historia del fútbol),
para darle al Everton la tercera Liga en su haber. También ganaría la Charity Shield (antigua Community o Supercopa).
Entretanto ya le había llegado la llamada de la selección donde acumulaba 17 goles en 13 partidos.
En las tertulias futbolísticas se decía que con la placa que llevaba en la frente remataba con mucha más potencia de lo habitual….. cosas de las tertulias.

Las tres temporadas siguientes tuvo que aprender a convivir con las lesiones y a ir saliendo de las convocatorias Pross,
aún así marcó 26 goles en la primera, 23 más el año del descenso, 39 en segunda para devolver al Everton a su lugar
y con otros 45 goles conseguir una nueva Liga en 1932. Nuevamente se harían con la Charity Shield.

La final de Fa Cup de 1933 (Everton 3 – Manchester City 0) forma parte de la historia del fútbol, y es que en dicho partido se decidió por primera vez que los jugadores debían llevar un número visible a modo de identificación.
Así pues los Toffes jugarían con los dorsales del 1 al 11 y los Citizens del 12 al 22.

El 29 de Abril de 1933 a Dixie Dean le tocó en suerte el 9 y como era normal, metió uno de los goles en la final.
Desde ese día, hay una norma no escrita en el fútbol que indica que el delantero centro llevará el número nueve.

Dixie Dean continuó marcando goles con el Everton hasta 1938, finalmente se retiró en el Notts County en 1939.

Poco antes de abandonar el Everton cuando ya su carrera apuntaba hacia abajo, en pleno partido un aficionado se acercó a la banda y le gritó “ya no eres nadie, ahora te devolvemos a tu condición de mestizo”, Dixie en una maniobra “a lo Cantoná” se fue hacia el aficionado y del puñetazo que le dio le hizo subir dos filas en la grada; el policía que acudió a la trifulca no socorrió al que clamaba auxilio, se acercó al nueve y le dijo: “Bien hecho muchacho”.
Hay que destacar que en toda su carrera Dixie Dean nunca fue expulsado, ni siquiera amonestado.

Cuando se retiró, acumulaba 349 goles en 399 partidos con el Everton y 18 en 16 partidos con Inglaterra.
En total anotó 425 goles en 489 partidos.
– 37 hat-tricks conseguidos en primera división.
– 9 veces máximo goleador de la Liga Inglesa.
– 7 veces mejor jugador de Inglaterra.
– 2º máximo goleador de la historia de la Liga Inglesa.
– Trofeo especial “Sunday Pictorial Trophy” por anotar 60 goles en una temporada.
– Medalla honorífica “Lewi´s” por anotar 200 goles en 199 partidos.
– Es uno de los 22 futbolistas que incluyeron en el museo de la fama de Inglaterra, inaugurando la sección de fútbol.

La lejanía en el tiempo hace que no conozcamos mucho a este jugador, pero en su época era tan conocido que durante la Segunda Guerra Mundial, un soldado Italiano hecho prisionero, no tuvo mejor expresión hacia sus captores Ingleses que dedicarles un “fuck your Winston Churchill and fuck your Dixie Dean”.

Una vez retirado como profesional, Dixie Dean se alejó del mundo del fútbol, regentó un Pub en Chester y solo se le veía cuando acudía como un aficionado más a los partidos que el Everton jugaba como local.

Con la muerte de su esposa cayó en una terrible depresión, situación que se agravó aún más cuando sufrió la amputación de su pierna derecha a causa de una trombosis. Cerró el pub y apenas salía de su casa llegando incluso a tener que ser ayudado económicamente por el Everton debido a su situación.

El 1 de Marzo de 1980, se disputaba el derby de Merseyside y Dixie Dean acudió a su silla habitual para ver el partido. Con suerte si ganaban quizás impedirian otra Liga más para los Reds, pero ése Kenny Dalglish le recordaba tanto a él…
Llegó al estadio, tomó asiento, se quedó viendo el partido y nunca más se levantó; se quedó en su casa para siempre.

En Goodison Park, el estadio de fútbol más viejo del mundo, junto a una de las puertas de acceso hay una estatua que saluda a todo el que se acerca, la estatua está adornada por una reja perfectamente alineada por 60 círculos.
Al pie de la misma, grabado sobre la piedra hay un lema: “Dixie Dean: Footballer, Gentleman, Evertonian”.

Dixie Dean. El primer nueve de la historia.

Albert Stubbins nació el 17 de Julio de 1919 en Wallsend, Inglaterra.
Debido a la crisis tras la Primera Guerra Mundial, su familia se trasladó a Estados Unidos, primero a Nueva York y luego a Detroit, para regresar 10 años después de nuevo a Inglaterra. Esta vez el culpable fue
“el crack del 29”, lo que le llevó directamente hasta Sunderland.

Empezó jugando en clubes locales de la ciudad y en las categorías inferiores del Sunderland, destacando tanto que a la edad de 19 años
lo fichó el Newcastle directamente para el primer equipo.
En su segunda temporada, cuando por fin se hizo con un puesto titular con Las Urracas, la 2ª Guerra Mundial frenó en seco la evolución del que se presumía estaba destinado a ser uno de los mejores delanteros de Inglaterra, y con el cese de la liga, sus números se quedaron en apenas 6 goles en 30 partidos.

Durante los 8 años en los que no hubo competición oficial, se disputaron los llamados “Juegos de la Guerra” y ahí sí cumplió, 188 goles en 231 partidos con el Newcastle hicieron que todos los grandes de Inglaterra se fijaran en él.
Sobre todo los 39 goles que anotó el último año del campeonato, ya casi profesional en la llamada “Liga de transición”.
Los que más fuerte apostaron, Liverpool y Everton mandaron sendos emisarios a las oficinas de St. Jame´s Park
(mal conocido como St. Jamesis Park) y el club sabedor de que no podría retener a su estrella abrió la negociación.
Albert Stubbins se encontraba en un cine cuando la proyección del filme se detuvo, en pantalla apareció un mensaje
y el lema era explícito “Albert, acude a las oficinas del club que Liverpool y Everton quieren ficharte”.

Quedaban unos meses para la reanudación de la liga, y Stubbins al llegar y ver a los dos emisarios no supo a quién atender -Cara Liverpool, Cruz Everton-. Lanzó una moneda al aire y el azar quiso que Albert hiciera las maletas con destino a la carretera de Anfield. El azar y que el emisario del Liverpool sabía bien que Stubbins quería ser periodista,
y le ofreció una columna en el periódico local.

En 1947, la primera liga tras la guerra, Albert Stubbins consiguió que Los Reds ganaran el campeonato tras 24 años sin hacerlo. Marcó 24 goles en su primera temporada en Anfield, la mayor cifra goleadora de la historia para un debutante en Liverpool, récord nunca superado, sólo igualado por Fernando Torres.
-Podéis leer en otros sitios que George Allan en 1896 anotó 25 goles como debutante en el Liverpool,
pero eso fue en tiempos del Everon…..-

Otros 24 goles en su segunda temporada incluyendo los que le hizo a Huddersfield Town previa amenaza.
El 6 de Marzo de 1948 había llegado a Anfield el día de partido una carta y el destinatario era Albert Stubbins.
Al abrirla ya en el vestuario, el mensaje era claro: “si hoy marcas, te partimos las piernas”, los compañeros extrañados por la carta le preguntaron, pero él no dijo nada, salió al campo y él solo le hizo los cuatro del 4-0 al Huddersfield.

A partir de 1949 las continuas lesiones hicieron que poco a poco fuera saliendo de las convocatorias, pero ayudó
en 1950 a que los Reds disputaran su primera final de FA Cup, aunque la perdieron 2-0 frente al Arsenal.
En 1953 abandonó el Liverpool con 83 goles en 180 partidos para finalmente retirarse en el Ashington en 1954.
Llama poderosamente la atención que en toda su carrera sólo fuera una vez convocado con Inglaterra y en amistoso.

Una vez retirado del fútbol como jugador, continuó haciéndolo de la otra forma que más le gustaba, como periodista.
En 1967, cuando menos lo esperaba recibió otro sobre con otro mensaje directo “Gracias por estos años de fútbol”.
La carta firmada por Paul McCartney (hincha confeso del Everton), le indicaba aunque él no lo sabía, que se había impuesto como opción de Lennon, en una votación ante el candidato que el propio Paul expuso, Dixie Dean.
Junto a la carta, como regalo el último disco de los Beatles.

Albert Stubbins falleció el 28 de Diciembre de 2002.
Para los aficionados al Liverpool, quedarán siempre en el recuerdo sus goles y sus récords.
Para el resto de la humanidad, John Lennon se encargó de inmortalizarnos al ídolo de su padre.

En la portada más admirada de la historia de la música, la portada del disco “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, detrás del gorro de George Harrison y sobre Marlene Dietrich, una cara sonríe sin saber que ha sido el elegido.

Albert Stubbins “el otro” quinto Beatle.

Hacer click en la foto para ampliar

PD: Cuando que habéis leído que George Allan no cuenta, no hay ninguna errata, suele pasar pero no es el caso.
El Liverpool Football Club hasta 1910 se llamaba Everon Athletic.

El regreso del Cosmos

Publicado: 10 octubre, 2011 en Actualidad
Etiquetas:, , , , , ,

Los rumores que venían apuntando desde hace algunos meses con un hipotético regreso a la competición del
New York Cosmos, se han visto corroborados de manera oficial por fuentes internas del propio club.
Ya sólo falta que la franquicia neoyorquina obtenga una plaza para poder participar en la MLS, lo cual a priori no parece que sea muy dificil de lograr.

El equipo se fundó en 1971 y desapareció como tal en 1985, es decir lo que duró la antigua liga NASL, que cesó su actividad por la falta de interés general y por el escaso beneficio económico.
El New York Cosmopolitas Fc (Cosmos Fc), desde antes de su funadción tenía clara una cosa, disponer de los mejores jugadores del mundo, y en esa época el mejor era Pelé.
Así que no dudaron en incluir en su escudo los colores verde y amarillo, y en que su primera equipación fuera una réplica de la indumentaria brasileña.

Se puede decir que el Cosmos fue un adelantado a los nuevos ricos actuales (que nos presentaban nuestros amigos de Number 1 sport), ya que a base de talonario, se conviertieron en el único equipo capaz de sacar a Pelé de Brasil.
Lograron reunir junto a O´Rey a varias figuras mundiales como Franz Beckenbauer, Gioirgio Chinaglia, Johan Neeskens, Carlos Alberto Torres, o François Van der Elst entre otros.

Con el fin de la antigua NALS y el parón del “soccer” en Estados Unidos, el Cosmos se mantuvo apenas 2 años disputando amistosos y partidos de exhibición (a los que se unió Johan Cruyff) y finalmente el club desapareció.
El regreso del fútbol gracias al escaparate del Mundial´94, no hizo cambiar de opinión a los propietarios de los derechos de el nombre “New York Cosmos”, y decidieron no formar un nuevo club ni inscribirlo en la actual MLS.

La adquisición de la marca por parte de Paul Kemsley, ex vicepresidente del Tottenham, ha dado un vuelco y ya se ha estructurado el nuevo club, en el que Pelé es el actual Presidente de honor y Eric Cantoná el director deportivo.

La mezcla ya por sí sola apasiona y si se mantiene la antigua política del club puede que veamos alguna sorpresa.
Estaremos atentos.

-Dedicado a mi amigo José Angel Montes “El Mofly”-

Hay momentos en la vida en los que se tienen varias opciones, elegir una u otra decantará tu futuro, no hay vuelta atrás.
Bob Marley eligió ser cantante para alegría de muchos y no ser futbolista, para nunca lo sabremos tristeza de unos cuantos.
Eligió el reggae, pero Bob nació con un balón y ése balón le acompañó toda su vida; Y a día de hoy aún le acompaña…..

Robert Nesta Marley nació en Nine Miles (Saint Ann) Jamaica,
el 6 de Febrero de 1945, hijo de Cedella Booker, una afro-jamaicana y de Norval Marley un jamaicano blanco hijo de inmigrantes Ingleses.
Abandonado por su padre al poco de nacer, Cedella y Bob crecieron en un barrio pobre de precarias condiciones,
(como después diría Maradona refiriéndose al barrio de La Boca)
“Un barrio privado: privado de luz, privado de agua….”

Reclamado años después por su padre, fue abandonado de nuevo, esta vez en Kingston con una tía suya que le cuidó hasta que su madre pudo ir a buscarlo y hacerse cargo de él, para quedarse definitivamente en la capital.

A Bob Marley, desde pequeño todos le miraban de una forma extraña por dos motivos:
– El primero fue el racismo que sufrió, no por ser negro, sino por ser blanco, blanco según estos ignorantes,
mulato para el resto del mundo, y de color para mí, de color humano.
– El segundo era un extraño poder que hacía que la gente acudiera a su casa en busca de respuestas a sus inquietudes, y es que el pequeño Bob tenía el don de la Quiromancia.
Mientras tanto, cada vez que le dejaban libre, se entretenía con su única afición, jugar al fútbol con su amigo,
Alan “Skill” Cole.

La mañana que Bob Marley cumplió 13 años, mientras recibía balón bajo el brazo las primeras felicitaciones del día, en la otra punta del mundo, en Munich un desgraciado accidente quebró las ilusiones de la mejor generación de futbolistas que haya dado el fútbol británico, Los Busby Babes.
El pequeño era ajeno a esto, pero para entonces ya lo tenía decidido, no quería estudiar, por supuesto no quería leer las manos de desconocidos, quería jugar al fútbol y ser profesional.
Mantuvo esta idea hasta que fundó el grupo “The Wailers”, sacó su primer disco, dejó el empleo en la fábrica Chrysler de Estados Unidos, se volvió a Jamaica y se casó con Rita, aquí tuvo que elegir y la balanza se declinó por el Reggae.
Para entonces, el que sí había logrado el sueño era Alan Cole, que se había convertido en una estrella del fútbol jamaicano (record vigente de jugador más joven en debutar con la selección), Bob cada vez que podía llamaba a su viejo amigo para organizar un partidillo en cualquier lugar.
Jugaban en todos los campos posibles, sobretodo en el parque contra los policías de la comisaría del barrio y en el campo del Boys Town Fc, un pequeño club del que tanto Bob como Skill Cole eran fanáticos.


En lo personal, Bob Marley se casó una vez, pero tuvo varias mujeres y un total de 16 hijos, era un personaje díscolo capaz de recibir la medalla de la Paz de Naciones Unidas, como de protagonizar altercados con tiroteos incluidos, unos como víctima previo a un concierto en el que reivindicaba los derechos igualitarios, y otros supuestamente como implicado, nunca se supo bien pero quedó reflejado en una canción “I shot the Sheriff”.
Donde quiera que actuaran Bob Marley & The Wailers, era seguro que se jugaría un partido de fútbol previo al concierto. Lo hicieron en Paris ante un combinado de periodistas y exjugadores y lo hicieron en Brasil, donde Alan Cole que para esa época ya era el manager del grupo, jugaba el campeonato brasileño con el Club Nautico Capibaribe.

En casa del cantante Chico Buarque, jugaron también otros músicos como Toquinho o Junior Marvin,
también jugó Paulo César Cajú, campeón del mundo con Brasil en 1970.
El equipo de Bob venció 3-0 y tanto el músico como el campeón del mundo marcaron.
Al acabar el partido Bob le dijo a Paulo César: “Soy fan de tu fútbol” y le recordó la que probablemente haya sido
la mejor selección de la Historia del fútbol “Pelé, Rivelino, Gerson, Tostao, Jairzinho…Brasil es mi equipo
A Jamaica le gusta el fútbol gracias a Brasil”. Paulo César le respondió “a mí me gusta tu música”.
Abrió una bolsa y le regaló una camiseta blanca con un 10 en la espalda. La camiseta de Santos, la camiseta de Pelé.

La carrera musical de Bob Marley fue corta pero amplia, (sé que tú amigo Mofly la conoces bien), pero no toca aquí analizarla. Entre premios, reconocimientos, discos de Oro, giras musicales y partidos de fútbol, la carrera musical
la detuvo un partido de fútbol.

En la gira de 1977, el grupo tocaba en Londres en Abril y como era normal se organizó un partido entre músicos y periodistas. Bob Marley era zurdo y jugaba de interior (como George Best) y en una jugada, un pisotón de un rival
le provocó una herida en el dedo gordo del pie, no se lo curó.
La herida sin curar unida al continuo roce del calzado derivó en un melanoma acral lentiginoso, los médicos le recomendaron una pequeña amputación, apenas una raspadura, pero el código rastafari se lo impedía.

El 20 de Septiembre de 1980, mientras tocaba la pelota con su inseparable amigo Alan Cole en Central Park,
Bob cae desmayado, el cáncer ya ha alcanzado los pulmones y el cerebro.
Acude entonces a la medicina moderna, pero ya es tarde y le vaticinan un mes de vida.
Bob Marley falleció el 11 de Mayo de 1981 en Miami y fue enterrado en Nine Miles.
En su tumba, sobre su cuerpo eligió llevarse para la eternidad su guitarra, una biblia rastafari, unos brotes de marihuana…….. Y un balón de fútbol.

En Kingston, en la Avenida Dr. Arthur Wint, la que lleva hasta el estadio nacional de Jamaica, podéis ver
a 300 metros de la entrada del mismo, que una estatua ve desde lejos todos los partidos de fútbol.

Bob Marley, el Rey del reggae se quedó a muy poco de ser futbolista.

PD: Mi amigo Mofly vive casi como Bob Marley, le gusta jugar al fútbol, casi fue músico y también le gusta… el Reggae.
José Angel Montes, socio y fundador de Estudios Pocos.

El Plymouth Argyle Football Club, es un equipo de la ciudad de Plymouth, al sudoeste de Inglaterra.
El Plymouth no pasa por su mejor época, está jugando en la English League División Two ó Npower League2
(4ª división), y acaba de destituir a su entrenador Peter Reid.

Algunos recordareis a Peter Reid, otros no.
Peter Reid pasa por ser uno de los mejores jugadores de los 80 en el fútbol inglés.
Ayudó y mucho a que creciera el Bolton, en el Everton fue campeón de casi todo, fue elegido 4º mejor jugador del Mundial’86 por detrás de Platini, al City donde estuvo como jugador-entrenador lo puso por primera vez en muchos años y última hasta el momento por delante del United.
Terminó retirándose en el Notts County. (¿verdad que te suena Alberto?).

Tras haber entrenado al Manchester City, Sunderland, Southampton, Leeds, Coventry y Stoke, aceptó hace un año el reto de evitar el descenso del Plymouth a la 4ª división. Lo consiguió.
Pero una sanción de diez puntos por entrar en una especie de ley concursal le relegó de categoría.
Este año tras 9 jornadas disputadas, el equipo es colista y cierra la tabla con un empate y ocho derrotas.
Parece normal que lo hayan cesado viendo los números del equipo……
Lo que no es tan normal no es que hayan cesado al entrenador, es que han cesado a la única persona
que paga las fichas de los jugadores.

No sabemos que sedujo a Peter Reid, pero aceptó la oferta de un club en 4ª división, sumido en una terrible ruina y con una plantilla desganada por los continuos impagos, lo cierto es que llegó, motivó a los jugadores dentro y
fuera del campo pagando la ficha de todos ellos de su propio bolsillo, (no es accionista ni forma parte de la directiva)
aunque para ello haya tenido que deshacerse de varios objetos personales, incluída previa exposición en subasta,
la medalla de Oro que le acreditaba como campeón de la FA CUP de 1984 con el Everton.
Quizás sólo le hayan echado por cuestiones deportivas o quizás ya no pueda seguir asumiendo las deudas del club.

Para la mayoría de los que no recordais a Peter Reid, y en general para todos nuestros lectores (amantes del buen fútbol y no tanto de la política que lo rodea), aquellos que queráis, podéis buscar más información de este jugador.
Pero os diré que a este jugador ya le habéis visto, problabemente sea uno de los que más veces se haya visto en la historia del fútbol, de ello se encargó Maradona.

En el mejor gol de la historia de los Mundiales, veréis que cuando el Diego coge la pelota, al segundo que dribla, ése que corre desesperado temiendo lo que 10 segundos más tarde va a ocurrir…. Con el 16 en la espalda, Peter Reid.

Juventus Stadium

Publicado: 13 septiembre, 2011 en Actualidad
Etiquetas:, , ,

El equipo Italiano Juventus Football Club (La Juve de toda la vida), se ha convertido hace unos días en el primer grande Italiano en tener estadio propio. Algo que nos puede sorprender tanto en España, pero que en Italia es así.
Y es que la Vecchia Signora inauguró el pasado 8 de Septiembre, el Juventus Stadium.
Tras haber pasado casi toda su historia jugando en el Comunale, y su pasado más reciente en Delle Alpi
(compartiendo siempre estadio con su vecino y rival, El Torino), la directiva bianconera decidió que ya era hora
de disponer de campo propio.
Lo han hecho por varios motivos, para gestionar de pleno derecho el estadio con todos sus contratos publicitarios
y principalmente porque el anterior campo se les quedaba grande.

Y es que La Juve, el club más laureado de Italia y uno de los más grandes de Europa, cuenta con menor número
de aficionados que su vecino, y las 66000 butacas de Delle Alpi, parecían muchas para una afición que apenas arrastra
30000 espectadores a sus partidos como local.

Edificado en el mismo lugar que el Estadio de los Alpes (derrumbado para la ocasión), el Juventus Stadium cuenta
ahora con un aforo de 41000 espectadores y los más lujosos detalles de un estadio moderno.

En la inauguración el club juventino invitó para que hiciera los honores a los Ingleses del Notts County
(no han podido elegir mejor rival).
Quedará para la historia que Luca Toni marcó el primer gol en ese estadio y que el partido terminó 1-1.
El primer partido oficial se jugó el día 11 con el Parma como rival (4-1).

Desde aquí le deseamos mucha suerte a La Juve en su nueva casa.